miércoles 19/1/22

Los autónomos afectados por las restricciones, y que puedan acreditar una caída de la facturación de al menos el 50% de los ingresos ordinarios, tienen solo dos semanas por delante para solicitar a la Seguridad Social las ayudas por cese de actividad si quieren cobrar la prestación en el mes de septiembre. Si no presentan la documentación antes de que acabe agosto quedarán excluidos y si no hay una nueva prórroga —la medida vence el día 30 del próximo mes— ya no podrán acceder a las ayudas públicas que puso en marcha el Gobierno para amortiguar los efectos de la pandemia sobre miles de negocios. Todavía hay más de 200.000 autónomos en toda España (2.061 en León) que sobreviven gracias a esta prestación, que apenas deja 500 euros de media en sus cuentas, además de la bonificación de la cuota que pagan a la Tesorería.

La mayoría pertenecen al sector servicios, el más golpeado por el covid. Muchos bares continúan cerrados y algunos comercios de la provincia han bajado la trapa para siempre.

Desde la patronal calculan que un tercio de los establecimientos no sobrevivirá a la emergencia sanitaria. Además, las ayudas directas tampoco han acabado con el problema. Se estima que solo el 40% de los 7.000 millones que movilizó el Gobierno ha llegado a las empresas. El mecanismo para solicitarlas es demasiado farragoso y con unos requisitos, en muchos casos, imposibles de cumplir.

Los afectados solo tienen dos semanas para solicitar el cese