martes. 05.07.2022
El futuro de la provincia

La Agencia de Desarrollo de la Mesa por León se limita a Humildad Rodríguez

La herramienta del plan se sustenta tras 18 meses en el trabajo exclusivo de su directora
humildad rodriguez y eduardo moran
Humildad Rodríguez, junto a Eduardo Morán, tras la reunión telemática del pasado 20 de enero. DL

La Agencia de Desarrollo de la Mesa por León es Humildad Rodríguez Otero. No hay más allá de la directora del organismo después de un año y medio desde su nombramiento. Sin más auxilio, el instrumento pensado para sacar adelante el plan estratégico de futuro de la provincia leonesa se mantiene con el empeño de una sola persona: la bióloga y exdirectora de la Fundación General de la Universidad de León (Fgulem). No ha habido más incorporaciones, salvo ayudas puntuales de administrativos. El Gobierno no ha aportado más para que el proyecto avance, mientras la Junta se ha limitado a aprobar una subvención directa de 80.861 euros con destino a la Diputación de León que no ha tenido por el momento resultado ninguno.

Los fondos se apuntan con cargo al 50% del coste de desarrollo y ejecución del Plan Estratégico de la Provincia de León 2021-30. Pero la redacción del documento por ahora se sustenta apenas en la reuniones mantenidas por la directora de la agencia con diferentes empresas, así como con profesionales de la Universidad de León. El documento se anunció que marcará el horizonte para al menos 10 años, pero ya lleva 18 meses a la espera. No supera ni siquiera la fase de borrador y todavía queda pendiente gran parte de los encuentros sectoriales que se habían planificado sobre el papel con la división en tres foros: social, económico y municipal, y distribuidos en una decena de comarcas: Montaña de Riaño, Tierras de León, Sahagún, Esla-Campos, Páramo, Montaña de Luna, Astorga, La Bañeza, La Cabrera y Bierzo. Pero no ha habido avance alguno en la necesidad de que la Agencia de Desarrollo cuente con independencia y personalidad jurídica para poder adoptar acuerdo y efectuar contrataciones, como ya se advirtió en el último de los encuentros.

Reunión en enero

Estos serán los únicos frutos que se ofrezcan en la reunión prevista para el mes de enero, después de Navidad, como anunció la delegada del Gobierno en la comunidad, Virginia Barcones. La cita llegará más de un año después del último encuentro presencial, que tuvo lugar en Villablino, a finales de septiembre de 2020. Entre ambas, apenas habido más que un encuentro telemático en el mes de enero pasado que se saldó con el anuncio de que habría un impulso para desatascar el proyecto, pero que al final se quedó en nada. Poco más que lo que se esbozó en el acto preparatorio, el 5 de febrero de 2020, que concitó en la capital leonesa a la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica del Gobierno de España, Teresa Ribera, como aval, y que se concretó en la constitución oficial representada en la Diputación el 3 de marzo de ese mismo año. Luego, se sucedió otra escenificación en Ponferrada, el 26 de junio de 2020, y el acto de Laciana de hace 15 meses.

Sindicatos, a la calle
La reunión de enero avanzada por Barcones intentará frenar el aviso de movilizaciones sociales

Sin horizonte
El plan estratégico no pasa de un borrador en el que se afana tan sólo la directora de la Agencia

En esta ocasión, el encuentro se vende con la publicidad de la nueva delegada de Gobierno. Virginia Barcones, que sustituyó a Javier izquierdo a finales de octubre, ha aprovechado cada visita a la provincia para insistir en la importancia y la necesidad de la Mesa por León, además de recalcar el compromiso del Ejecutivo central, aunque no ha habido cambio alguno visible. En enero, tendrá la oportunidad de sustanciar las promesas.

Tensión con los sindicatos

Para entonces tendrá que resolverse también el encontronazo entre los diferentes miembros de la Mesa por León. La amenaza de los sindicatos de sacar a la gente a la calle, secundada incluso por los empresarios, condiciona el ambiente. Comisiones obreras y UGT, que fueron junto al PSOE leonés los promotores de la idea, han insistido en que la paralización cuestiona el proyecto e insisten en que movilizarán a la sociedad para exigir que se cumpla con la promesa de que la provincia cuente con una estrategia de desarrollo. No quieren más anuncios, como han insistido, sino realidades.

La crítica la engorda también la patronal, que desde un principio se mostró más que escéptica con el plan. Por segundo año, han reclamado que hubiera una reunión de la Mesa por León previa a la presentación de los Presupuestos Generales del Estado y de las cuentas de la administración autonómica, pero no han obtenido respuesta. Fuera de estos plazos, alertan de que no hay sustento para las partidas económicas necesarias para la ejecución de los proyectos de infraestructuras que demandan, como el polígono de Torneros, la autovía León-Valladolid, la autovía Ponferrada-Orense, la segunda fase de San Marcos…

No ha habido respuesta. La única defensa la ha representado el presidente de la Diputación, Eduardo Morán, quien afeó a los sindicatos, sin citarles, que se queden en la crítica porque «tampoco puede haber algunos que se responsabilicen de resolver problemas y otros que simplemente vayan a exigirlo». No ha habido más cruce de manifestaciones. Las administraciones, sobre todo el Gobierno, han incidido en poner el foco sobre la oportunidad del dinero del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que canalizará el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder). La Mesa por León podría encontrar aquí el horizonte que la justifique. Aunque para lograrlo, la Agencia de Desarrollo no puede ser unipersonal.

La Agencia de Desarrollo de la Mesa por León se limita a Humildad Rodríguez
Comentarios