lunes 23/5/22
Hacenderas que hacen historia

El agua vuelve a la Presa del Bernesga

El esfuerzo vecinal, el apoyo de San Andrés, Sariegos y la Junta da sus frutos y la vida vuelve a esta acequia de ocho siglos que quedó devastada hace un año
La vida vuelve a la Presa del Bernesga tras su limpieza. FERNANDO OTERO

El agua vuelve a correr por la Presa del Bernesga un año después del temporal que devastó esta histórica acequia de ocho siglos y que favoreció su sequía. Lo que parecía imposible en diciembre de 2019, tras la ruina de su cauce y los agujeros que impedían que se nutriera con continuidad, es hoy una realidad gracias sobre todo al esfuerzo vecinal para limpiarla de árboles y piedras y lograr con su ejemplo la implicación de varios ayuntamientos y de la consejería de Fomento de la Junta.

Se recupera así un símbolo del alfoz leonés que riega desde el siglo XIII las huertas y fincas de trece poblaciones desde Santibáñez a Palanquinos en un recorrido de 38,5 kilómetros. En realidad, el desbroce y la recuperación se ha producido en los primeros 23 kilómetros hasta la antigua harinera de Alfageme en el límite de San Andrés con León ciudad y queda mejorar la zona de Armunia hacia Vilecha y Vega de Infanzones.

La acción de salvamento arrancó el pasado 27 de junio, con la formación de un frente social en una reunión en el Ayuntamiento de San Andrés a la que acudieron más de un centenar de afectados. De ella surgieron voluntarios que atendieron al llamamiento del Sindicato de Regantes y de los ayuntamientos y pedáneos de los municipios de Sariegos y San Andrés del Rabanedo por los que discurre la presa con sus motosierras para cortar los chopos caídos sobre la acequia y otros contribuyeron a su limpieza en hacendera. Además, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) permitió que se usaran 230 camiones de tierra vegetal de las obras del AVE en la zona de Cuadros para tapar los destrozos que causó el temporal a la conducción hídrica, y Sariegos, Azadinos, dos negocios hosteleros y el Ayuntamiento de San Andrés aportaron 200.000 euros para que una excavadora rematara los trabajos de mejora desde la entrada del río hasta Villabalter.

Los vecinos que ahora ven correr el agua de nuevo agradecen el tesón que ha demostrado el presidente del Sindicato de los Regantes, Pedro Fidalgo, a quien reconocen el mérito «de tirar del carro para que no se arruinara la Presa del Bernesga». La consejería de Fomento también atendió las peticiones de colaboración y se ha encargado de ejecutar el dique a 1,5 kilómetros de las compuertas por donde se escapaba el agua con máquinas excavadoras y piedras de hasta 3.000 kilos y tamaño superior a un turismo.

El temporal había desviado el río más de 50 metros de esas compuertas que la abastecen, arrastró piedras y troncos a su cauce. Problemas todos ellos solucionados ahora. Al arrimar el hombro estos profesionales, pero también muchos vecinos que prestaron material y pusieron el empeño en no dejar morir una de las grandes infraestructuras medievales de la provincia se ha logrando que vuelva a latir. La Presa del Bernesga hizo girar las ruedas de ocho molinos y dio agua a 700 hecáreas de cultivos.

El agua vuelve a la Presa del Bernesga