domingo. 26.06.2022

Los alcaldes de Llorente secundan que siga el pacto con el PSOE sin UPL

El vicepresidente pasará a ser no adscrito en Diputación y dejará a los leonesistas sin grupo
                      Llorente frente a Camilo Domínguez, de Santa María de la Isla; Amaya Pastrana, de Villanueva de las Manzanas; Juan José Santamarta, de Corbillos de los Oteros; José Nava, de Cubillas de los Oteros; Valentín Martinez, de Villaturiel; y David Fuertes, de Riego De la Vega. RAMIRO
Llorente frente a Camilo Domínguez, de Santa María de la Isla; Amaya Pastrana, de Villanueva de las Manzanas; Juan José Santamarta, de Corbillos de los Oteros; José Nava, de Cubillas de los Oteros; Valentín Martinez, de Villaturiel; y David Fuertes, de Riego De la Vega. RAMIRO

Si primero fue la ejecutiva de la Unión de Ganaderos y Agricultores de León (Ugal), ayer la decisión la ratificó el grupo de alcaldes que se pasaron a la UPL como consecuencia de la entrada en listas de Matías Llorente. Por unanimidad, los siete regidores suscribieron la decisión de su líder de mantenerse en el equipo de gobierno de la Diputación hasta el final de la legislatura. La resolución, como trasladó el diputado provincial, apuesta por «desarrollar lo que queda pendiente» en la administración,

pero a su vez implica la pérdida del grupo político de los leonesistas en el Palacio de los Guzmanes, donde el PSOE estará sustentado por el voto del histórico sindicalista sin más siglas que las propias.

El acuerdo implica a los siete alcaldes que se adscribían al acuerdo entre Ugal y la UPL: el propio Llorente, regidor de Cabreros del Río; Valentín Martínez, de Villaturiel; Amaya Pastrana, de Villanueva de las Manzanas; Juan José Santamarta, de Corbillos de los Oteros; José Nava, de Cubillas de los Oteros; Camilo Domínguez, de Santa María de la Isla; y David Fuertes, de Riego de la Vega. Los seis se reunieron ayer a mediodía para escuchar sus explicaciones del vicepresidente de la Diputación, quien después de la cita hizo de portavoz del acuerdo alcanzado.

La postura hace que ahora Llorente tenga que solicitar su paso como no adscrito en la Diputación, donde continuará con su apoyo al gobierno del PSOE, pese a la decisión de la UPL de romper el pacto con los socialistas o entregar el acta. No lo hará, ni la pérdida del grupo implicará que pierda sus cargos institucionales, como detalló el vicepresidente de la institución, quien abundó en que mantendrá sus atribuciones en el Servicio de Asistencia a Municipios (SAM), Cooperación y Productos de León.

Pese a esta incidencia directa en la Diputación, el acuerdo deja «libertad» para que cada uno de los alcaldes implicados, así como el resto de concejales electos y presidentes de juntas vecinales que se sumaron a la UPL al rebufo de Llorente «decidan si quiere pasar a no adscritos» o mantenerse dentro del grupo leonesista en sus administraciones, como reseñó el líder sindical. Cada uno tendrá que valorarlo en sus respectivos ayuntamientos, lo que podría ocasionar la pérdida de la representación leonesista, como en el Palacio de los Guzmanes, si al final se consuma.

La desvinculación pone el cierre además a los acuerdos de Ugal con los partidos políticos: primero con el PSOE, con el que tuvieron un compromiso durante casi 30 años, hasta 2012, y luego con la UPL. No habrá más, como detalló Llorente.

Los alcaldes de Llorente secundan que siga el pacto con el PSOE sin UPL
Comentarios