viernes. 02.12.2022

La batalla por conseguir la rehabilitación medioambiental de toda la zona, liderada en varios frentes de acción por la Federación Leonesa de Entidades Locales Menores y la Asociación Cultural, Ecologista y Recreativa La Tercia y Arbas (Lacerta), continúa con el objetivo final de conseguir la modificación de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de 2002 del proyecto de los túneles. Y con la vista puesta en lograr las medidas correctoras y compensatorias para paliar los daños medioambientales por el trasvase de agua y otros efectos de las obras de los túneles de Pajares.

Actualmente, la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural del Miteco aguarda la aportación por parte del Ministerio de Fomento (Adif) de una serie de datos, motivo por el que ha alargado el periodo de alegaciones a la DIA. Esa documentación que aún resta será enviada después a la defensa de los afectados (el despacho de abogados Ecourban) y llegará entonces el momento para que puedan presentar las alegaciones. Y todo ello después de conseguir los servicios jurídicos de los afectados abrir esta vía en el Miteco tras presentar un recurso de alzada.

Consecuencias en cascada

Denuncian desde hace años «una clara violación» del derecho comunitario en zona Red Natura 2000 y temen que la pérdida de nivel freático en las aguas subterráneas de La Pola y Villamanín tenga consecuencias imprevisibles y devastadoras para estos dos municipios leoneses, desde el punto de vista medioambiental, ganadero y turístico, si no hay medidas correctoras.

Medidas correctoras
La batalla legal se centra ahora en lograr la modificación del impacto ambiental de 2002

El colectivo de afectados trabaja en estos momentos en la identificación de los daños y su inventariado para elaborar un informe destinado al Ministerio de Transición Ecológica. En esta labor cuenta con el apoyo de la Junta, a la que pidieron respaldo técnico y económico.

No sólo reclaman a Adif una serie de medidas compensatorias para reparar los daños medioambientales, sino también la conservación y mantenimiento posterior de estas infraestructuras para garantizarse un cuidado permanente con la financiación adecuada a las necesidades que puedan aparecer en cada momento, sobre todo, con el paso del tiempo y el deterioro previsible.

Alegaciones para conseguir un proyecto integral de restauración