martes. 29.11.2022

El rector de la Universidad de León, Juan Francisco García Marín, apuntó ayer que el alto coste de la energía y de los materiales ya ha tenido su impacto en obras planteadas como el edificio singular de usos múltiples o el colegio mayor de Ponferrada. Marín señaló que el coste energético se ha triplicado en los campus y que la factura de la electricidad ha pasado de un millón de euros a los 4,5 millones.

Marín no descarta sacar un nuevo concurso para intentar reducir los costes energéticos ante «los precios abusivos», ya que la institución académica tiene que detraer fondos que en su origen tenían otro destino para asumir estos costes. De hecho, la institución académica está trabajando en un proyecto para instalar placas solares en los edificios universitarios a fin de conseguir reducir sus facturas e incluso llegar «a gasto cero» y ser autosuficientes. A ello también sumarían la renovación de las ventanas para mejorar el aislamiento térmico.

En relación al incremento del coste de materiales y al colegio mayor de Ponferrada, Marín anunció que se intentarán demorar lo menos posible y que quizá tengan que asumir los elevados precios para poder sacar adelante el proyecto. «Todo limita, aunque seamos una de las universidades más solventes del país», ironizó el rector tras remarcar que la temperatura ya estaba ajustada en los centros.

Los altos costes de la energía retrasan proyectos en los campus