sábado 18/9/21

Año sabático para quince docentes el próximo curso

León lidera las peticiones tramitadas en toda la autonomía
Un aula vacía en un centro educativo. ARCHIVO

El año sabático fue solicitado por quince docentes para el curso 2021/2022, una subida respecto a los once del curso pasado y el número más alto de la Comunidad. De este total, ocho son maestros y siete son profesores de Secundaria, una tendencia que se ha invertido, ya que en los trámites anteriores eran mayoría los profesores de Secundaria.

Las plazas que oferta la Consejería de Educación consisten en 200 permisos parcialmente retribuidos para la Comunidad, estos nunca han llegado a concederse en su totalidad. Los cursos que más se acercaron fueron el 2007/2008 con 187, y 2019/2020 con 157, la tendencia actual es de un aumento paulatino que se está recuperando tras la bajada provocada por la pandemia. La convocatoria de este curso contó con 97 solicitantes, de los cuales han sido admitidos 94.

El permiso es de carácter voluntario y a su petición puede optar el profesorado de centros públicos de Infantil, Primaria y Secundaria.

Esta licencia se convoca desde el curso 2007/2008 y consiste en un contrato por un periodo de cinco cursos de actividad consecutivos; en los cuatro primeros se trabaja a jornada completa y durante el quinto curso no se trabaja, cobrando cada año el 85% de la nómina. La excepción es que el quinto curso, ya el sabático, cuenta como «servicio activo», conservando el destino definitivo y guardando beneficios de derechos pasivos y efectos de antigüedad. La remuneración este quinto año proviene en un 60% de la retención de los años anteriores y un 25% es aportado por la Consejería de Educación. Su objetivo consiste en mejorar las condiciones laborales y de salud del profesorado «oxigenar a los profesores frente al agotamiento mental», además favorece una mayor calidad en la enseñanza y una conciliación de la vida personal y laboral y fomentar el empleo de en la enseñanza.

Los requisitos para acceder a este estado administrativo excepcional son: que los solicitantes sean funcionarios de carrera, en servicio activo, de cualquier centro docente no universitario y contar con al menos siete años de antigüedad; haber impartido docencia directa en dichos centros, durante los primeros cuatro cursos de los que consta el permiso; no estar incurso en la tramitación de un expediente disciplinario por falta grave o muy grave, o cumpliendo sanción con motivo del mismo, ni haber sido sancionado por falta grave o muy grave en los siete últimos años; no desempeñar cargo unipersonal de gobierno durante el último curso del permiso; no tener cumplidos cincuenta y cinco años o más a 31 de agosto de 2020; y no estar incurso en la tramitación de un expediente de incapacidad. La única forma de poder realizar dicha petición es desde la sede electrónica de la Junta de Castilla y León y en el Portal de Educación, ya sea con el DNI u otro certificado electrónico.

El periodo de entrega de los documentos suele ubicarse en torno a los últimos meses del curso, una vez realizada se revisará por parte de una Comisión de selección. Respecto a la anulación del permiso, puede ser revocado por resolución de la Directora General de Recursos Humanos cuando el funcionario que lo tenga concedido incumpla lo dispuesto o se encuentre durante el período de cinco cursos en alguno de los siguientes supuestos: ser objeto de una condena penal o la concesión de licencias, permisos, y otras situaciones incompatibles con este permiso.

En el caso de que sea el funcionario el que quiere solicitar la renuncia, puede tramitarla dentro de los primeros cuatro cursos del mismo cuando se produzcan situaciones de grave perjuicio personal, familiar, laboral o profesional. Iniciado el quinto curso no se puede renunciar.

Año sabático para quince docentes el próximo curso