sábado. 13.08.2022

AP-71, autopista para noctámbulos

La tarifa nocturna, principal rebaja de la León-Astorga León, a dos velocidades: en la autopista central hacen falta 36 pases para lograr el mismo descuento que con 3 por la AP-66

El saco de agravios en León no encuentra fondo, cuando se trata de prebendas estructurales entre territorios. El peaje de la AP-66 se mostró paciente hasta igualar las condiciones de bonificación que disfrutan otros territorios en España, que ahora ponen en el espejo del agravio a la León- Astorga, fuente de martirio para los conductores en el corredor con más circulación en la provincia leonesa.

Para lograr el descuento máximo en las tasas que disfrutarán los usuarios de la asturleonesa así que entre en vigor la lisonja de la bonificación ajustada por el Gobierno, en la León-Astorga se exige un acto de fe: la rebaja de tarifa en un 60% se activa con tres pases al mes entre León y Asturias, mientras que para reducir al 50% de la bonificación de los tiques hay que circular 36 veces bajo los arcos de la AP-71.

El relato forma parte del repertorio de las diferentes velocidades, distintos derechos para iguales o mayores obligaciones, a los que se han acostumbrado los leoneses en las últimas décadas, y que trascienden a la obligatoriedad de pagar por usar una vía de alta capacidad.

La aplicación del peaje en sí, en el corredor central de la provincia, en un vial que debería articular la cohesión y el desarrollo económico y social del territorio que comunica, es ya ejemplo de la doble vara de medir que afecta a las perspectivas de evolución en territorio leonés.

La AP-71 discurre paralela al trazado de la N-120, carretera saturada de tráfico por la misma causa que rebaja a mínimos la demanda en la autopista: el pago, y el elevado coste que la tarifa supone para unos usuarios que se embarcan a diario en una ruta condicionados por obligaciones laborales y profesionales; da igual transportistas (referencia en ese eje que comunicación central que reparte afluencia hacia los polígonos de Villadangos y al efecto dinamizó del enlace con Ponferrada y Astorga en la A-6, que usuarios que emplean el automóvil particular para desplazarse a su lugar de trabajo; de Ponferrada a León, de León a Ponferrada. En esa transición, se adaptan los hábitos al látigo del peaje. O se adelanta el tránsito para alcanzar el descuento nocturno, que se extiende hasta las 7 de la mañana, o se articulan salidas y entradas recurrentes en los peajes intermedios, para multiplicar frecuencias y alcanzar la dádiva del 50% de descuento, con dispositivo vía T, mediante.

León encabezó hasta ahora el podio de los territorios acosados por la presión fiscal, que limita la disponibilidad para crecer frente a espacios limítrofes. Desde ahora, desde que la AP-66 llegue a la altura del linaje de las bonificaciones de referencia, se abre una nueva era: la AP-71, que no tiene quien la defienda con las uñas y dientes que los políticos enseñaron para echar abajo el muro de las tasas de la asturleonesa, es el paradigma del agravio al noroeste, al agravio doméstico en León, que tiene que correr con los gastos de tratar de sacar la cabeza y escapar del deterioro social económico mientras paga un plus por circular,.

AP-71, autopista para noctámbulos
Comentarios