domingo 9/8/20
Comunidades

Asturias y Galicia prohíben las visitas

El Principado y la Xunta frenan su impulso aperturista y mantendrán las fronteras cerradas con León al menos hasta el domingo 21 de junio

Gijón tiene previsto limitar el aforo de sus tres playas urbanas durante todo el verano

De momento, los leoneses solo pueden ir a Asturias por motivos laborales o sanitarios. RAMIRO
De momento, los leoneses solo pueden ir a Asturias por motivos laborales o sanitarios. RAMIRO

Asturias y Galicia mantendrán cerradas sus fronteras con León hasta que decaiga el estado de alarma y todos los territorios de España entren en la ‘nueva normalidad’, siempre y cuando acompañen, como hasta ahora, los datos epidemiológicos que guían la desescalada.

No se podrá llegar a la costa, al menos, hasta el domingo 21 de junio. Da igual que la provincia alcance la fase 3 este lunes, la misma que ya tienen las dos comunidades limítrofes, porque las restricciones a la movilidad seguirán activas los próximos nueve días.

Ni el Principado ni la Xunta van a asumir riesgos en este sentido, ni siquiera con Cantabria o el País Vasco, con los que ya había acordado la apertura de un corredor que permitiera el tránsito entre esas regiones del norte. El número de contagios permanece estable, pero un brote, localizado en hospitales de Bilbao y Vitoria, ha frenado el impulso de abrir las fronteras antes de lo previsto.

La movilidad no cambia

Aunque compartan la fase 3, las comunidades del norte mantendrán las mismas limitaciones

De momento, los leoneses que cada temporada visitan las playas de Gijón, principalmente, o de otras zonas de Asturias y Galicia, tendrán que aguantar algo más de una semana para cruzar el Negrón o adentrarse en la A-52.

Tampoco se podrá hacer el camino inverso. En la Comunidad han optado igualmente por la prudencia y, de hecho, algunas provincias de Castilla y León, por su cercanía con Madrid, continuarán en la fase 2 hasta el domingo 21 de junio, cuando, en principio, se podrá viajar sin problemas, aunque las vacaciones, sin duda, serán diferentes. Estarán marcadas por las limitaciones en los aforos, las mascarillas en lugares públicos, el distanciamiento social, los turnos en las piscinas comunitarias e, incluso, en las mismas playas.

Además, las limitaciones podrían mantenerse más allá del 21 de junio, o decretarse de nuevo más tarde si la curva de contagios crece. Así lo recoge el decreto publicado por el Gobierno, donde establece las bases de la desescalada para después del estado de alarma. En este sentido, Sanidad aislará a los territorios que se salgan de los parámetros epidemiológicos fijados por las autoridades públicas. No les temblará el pulso, como ha subrayado el ministro Salvador Illa en repetidas ocasiones. También la consejera Verónica Casado.

Un verano diferente

Las playas estarán divididas en parcelas y con su capacidad restringida para evitar contagios

Por ahora, todo seguirá igual respecto a la movilidad, es decir, los leoneses deben permanecer dentro de la provincia, a no ser que justifiquen el desplazamiento por motivos laborales o sanitarios. Ni playa, ni sidras, ni pulpo.

Del mismo modo, tendrán que adaptarse, una vez se abran las fronteras, a las nuevas medidas de seguridad que ya están vigentes en el Principado. Por ejemplo, las tres playas urbanas de Gijón (San Lorenzo, Poniente y el Arbeyal), las más visitadas por los turistas de la provincia, están dividas por parcelas, donde se ha establecido un cupo máximo de usuarios.

Control de acceso al mar

Antes de ir se debe mirar cómo está el aforo en cada área a través del enlace www.gijon.es/aforoplayas. Una vez allí, trabajadores públicos del Ayuntamiento acomodarán a los bañistas para evitar las aglomeraciones y reducir así el riesgo de contagio. Los accesos y la salida estarán regulados. Y el deporte en la arena, como las palas o el fútbol, no se permitirá desde las diez de la mañana hasta las ocho de la tarde. Este protocolo durará todo el verano.

Si bien, los diferentes estudios que se han hecho hasta el momento revelan al respecto la escasa supervivencia de los coronavirus en el agua —nula en el mar o en piscinas cloradas—, pero todos los expertos inciden en la importancia de evitar las aglomeraciones en las zonas de baño y de mantener en esas áreas las mismas medidas preventivas mientras no haya una vacuna.

El Covid-19, responsable de la pandemia, «no tiene ninguna opción» ni en la playa ni en la piscina, declaró a Efe el investigador Joan Grimalt, coautor del informe que el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) elaboró a petición de la Secretaría de Estado de Turismo. Aún así, los mecanismos de defensa que han puesto en marcha las autoridades sanitarias para reanudar la actividad en el resto de sectores también afectarán al turismo.

Asturias y Galicia prohíben las visitas