martes 28.01.2020
Tribunales

La Audiencia anula por usurera una ‘tarjeta revolving’ al 26,8% de interés

u La Sección Segunda subraya que los tipos fijados superan casi en un 20% los habituales
Imagen de archivo de tarjetas de crédito de varias entidades financieras. EMILIO NARANJO
Imagen de archivo de tarjetas de crédito de varias entidades financieras. EMILIO NARANJO

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de León anuló la concesión de un crédito a un cliente al que se le aplicó un interés del 26,82% «cuando lo habitual en los tipos de interés de estas características es un 7,1%». Estamos ante un interés notablemente superior al normal del dinero e incluso superior a la media de los aplicados por las entidades de crédito a las tarjetas de pago aplazado, que ascendía a un 20,45% en dicho año y además manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso, puesto que ninguna prueba propuso la demandada recurrente que sirviera para justificar el riesgo de la operación concertada».


La Audiencia atiende el criterio del letrado asturiano Celestino García Carreño, que defendía a un cliente leonés bajo la premisa de que se cumplían las circunstancias necesarias para anular el contrato: «Que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso, o que el crédito haya sido aceptado por el prestatario a causa de su situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales».

 

IRRESPONSABLE

 

La concesión irresponsable de préstamos al consumo a intereses muy superiores a los normales, que facilita el sobreendeudamiento de los consumidores y trae como consecuencia que quienes cumplen regularmente su obligación tengan que cargar con las consecuencias del elevado nivel de ingresos «no puede ser objeto de protección por el ordenamiento jurídico».

 

Para denunciar la infracción de la doctrina de que nadie puede ir en contra de sus propios actos, se dice por la recurrente que en el año 2011 el actor firmó la solicitud de tarjeta de crédito en unas condiciones que conoció y aceptó y que no puede ahora, siete años más tarde, pretender la devolución de todas las cantidades cobradas por el banco que excedan del capital dispuesto. La Audiencia no comparte esta tesis y falla en contra.

La Audiencia anula por usurera una ‘tarjeta revolving’ al 26,8% de interés