sábado. 03.12.2022

Según el último informe del Defensor del Paciente, Urgencias es uno de los cinco servicios más denunciados del hospital por la elevada espera. También señala que a veces la lista para triar acumula 40 personas, «lo que supone no prever la gravedad de la consulta hasta pasada una hora». De ahí que la ampliación también pretenda reducir esas demoras y dotar a Urgencias de una sala ambivalente de duelo y ébola.

Como curiosidad de la ampliación ejecutada hasta ahora, la reforma se efectuó aprovechando el exterior del gigantesco edificio sanitario, que posee una superficie construida de 126.000 metros cuadrados. En concreto, se usó la zona actual de soportales para la circulación y aparcamiento de las ambulancias, donde se ha ubicado la nueva sala de espera para las consultas y cuatro de ellas (la de enfermería, urgencias, ojos/ORL y psiquiatría), además de un área de tratamientos breves. La ampliación se planteó como una «pastilla adosada al actual cuerpo de Urgencias». Una zona que se conecta con las instalaciones mediante dos pasos, y con una puerta de evacuación directa al exterior. También se diseñó un pasillo longitudinal desde el que se accede a las diferentes consultas, y a los pasos de unión con el resto del edificio.

La reactivación ahora de la reforma de Urgencias para completarla coincide con un incremento de la demanda de este servicio que no viene aparejada con una subida de los ingresos hospitalarios, lo que refleja, quizás, un aumento de casos triviales. Los sanitarios achacan este ascenso a la confluencia de varios factores: un retraso de la incidencia de las infecciones respiratorias, que normalmente se producen en invierno; una sanidad saturada (tanto en primaria como en especialidades), que convierte las Urgencias en la puerta de entrada al sistema, y un creciente mal uso de este servicio, que se utiliza a menudo en situaciones no urgentes y la falta de educación sanitaria.

Aumentan los casos triviales que llegan al servicio y no generan ingreso
Comentarios