domingo 22/5/22
                      Un Alvia a la entrada de León. RAMIRO
Un Alvia a la entrada de León. RAMIRO

Un total de 861 pasajeros que viajaban en tres trenes se han visto afectados ayer tarde por una nueva avería en la línea ferroviaria entre León y Oviedo por falta de tensión en la catenaria, los cables aéreos de alimentación que abastecen a los convoyes de energía eléctrica. Se trata de 293 viajeros del tren entre Castellón y Gijón, otros 284 del Intercity Madrid-Gijón y 284 pasajeros del Alvia entre Gijón y Madrid, todos ellos afectados por la avería localizada entre La Pola de Gordón y La Robla, en la conocida rampa de Pajares. La avería obligó nuevamente a paralizar el tráfico ferroviario con el Principado.

La avería fue detectada en torno a las cinco y media de la tarde y sus consecuencias son hoy especialmente gravosas, ya que es principio de puente y, por las cifras, los trenes viajan repletos, sobre todo de leoneses y ciudadanos del Principado.

Dado que la previsión establecida para retomar la circulación por estas vías era la de las nueve de la noche, al cierre de la edición estaba pendiente el destino que tomen los 294 pasajeros que viajaban en el Alvia Gijón-Madrid y que tenían prevista su llegada a la ciudad de León a primera hora de la noche. De no estar resuelta la incidencia, estos viajeros, al igual que el resto, iban a ser también trasbordados hacia autobuses que culminarían el viaje hacia el destino final y con los consiguientes retrasos.

Es la tercera vez en menos de tres días que se producen incidencias de este tipo. El miércoles, una incidencia en los dos pasos que atraviesan La Robla originó la retención de un Alvia con 153 pasajeros que provocó el corte del tráfico ferroviario hacia el Principado por la vía convencional de la rampa de Pajares y también colmó la paciencia del pasaje, que estuvo horas esperando una solución.

Asimismo, un media distancia entre Gijón y Valladolid padeció otra incidencia ese mismo día a la altura de La Pola de Gordón, donde se quedó detenido por un fallo en la infraestructura. A bordo viajaba una mujer embarazada que se encontró indispuesta. Fue evacuada en taxi hasta León. El resto de viajeros, 12, se quedaron en el tren. Cuando el personal de Adif dio vía libre al tren a eso de las 21:00 horas, continuó viaje hasta León. En este caso salió con 173 minutos de retraso.

Un día antes, el martes, el Alvia 10970 entre Gijón y Madrid sufría un retraso de 25 minutos como consecuencia de la atención sanitaria que tuvo que recibir una pasajera. En este tren viajaban 223 personas.

Una avería corta la vía entre León y Oviedo y obliga a trasvasar a 800 pasajeros
Comentarios