viernes. 27.01.2023
| sariegos |

El Ayuntamiento, pionero en librar del IBI a 600 dueños de suelo sin desarrollo

La medida beneficia a casi 1,5 millones de m2, que dejarán de pagar 110.000 euros.

El Ayuntamiento de Sariegos es pionero en la provincia en exonerar del pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) urbano a los vecinos que poseen fincas urbanizables sin desarrollar. La medida afecta a 600 propietarios, que reúnen casi 1,5 millones de metros cuadrados en las cuatro localidades que integran el municipio, y que podrán dejar de abonar 110.000 euros, según confirmó el alcalde, Ismael Lorenzana.

«Hemos paralizado la recaudación del IBI sin esperar que el Catastro reconozca que las fincas que no se han podido desarrollado urbanísticamente, por la crisis, gozarán de la consideración de rústicas, ya que entendemos que es sólo cuestión de tiempo y podemos permitirnos prescindir de ese ingreso, en beneficio de los ciudadanos», resalta.

El regidor reconoce que las iniciativas de control de gasto han permitido reducir a lo largo de esta legislatura la deuda del Ayuntamiento de 2,7 millones a 700.000 euros, que se van amortizando cada mes con los bancos. «Ya no tenemos prácticamente deuda y eso nos habilita para adoptar decisiones en favor de los vecinos», señala.

El sector de la construcción ya no empuja el crecimiento de Sariegos como hace una década, pero el Impuesto de Bienes Inmuebles representa su principal alimento, de 1,5 millones anuales, que ahora se rebajarán a 1,39 millones.

En la etapa boyante, el desarrollo urbanístico reportó al municipio un patrimonio valorado en nueve millones de euros por los aprovechamientos, cuantificados en 230.000 metros cuadrados de terrenos dotacionales y zonas verdes. Con la crisis, los bancos terminaron por embargar numerosos suelos donde se preveían construir nuevas urbanizaciones, que están afectando directamente a las arcas municipales, ya que, según reconoce el equipo de Gobierno, las entidades bancarias adeudan 500.000 euros al Ayuntamiento derivado del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de esos terrenos.

Los bancos se quedaron con 43 hectáreas del municipio con capacidad para edificar 630 viviendas, al impagar los créditos sus propietarios. Algunos de esos suelos han pasado de manos de unas entidades financieras a otras y como resultado se ha ido dilatando el pago del IBI, hurtando hasta medio millón de euros de ingresos al Ayuntamiento.

Las fincas que no abonarán el IBI urbano se sitúan en los Huertos del Cura, calles Real, Iglesia, San Roque, Huerga y Puente de Azadinos; la Fuente, Puente, Malena, Barrio, Bernesga, León, 7, Fragua, vegas Bajera y Cimera, Cruz de Enciño, Monte León y el Montico de Carbajal de la Legua; sectores 1, 2 y 3, entre tierras, Reguera, Campara, Rodera bajera, Josa, Lorenzana, Rana y Coto de Pobladura; Namilla, requejada, camino de Arriba, Cascajales, Reguera, Cuesto, Real, Palacio y Barreras de Sariegos, y el entorno del polígono industrial.

El Ayuntamiento, pionero en librar del IBI a 600 dueños de suelo sin desarrollo