jueves 29/10/20

El Ayuntamiento se propone la venta de Serfunle y el resto de Aguas para recaudar

El concejal de Economía y Hacienda avisa de que «está todo en juego si se recibe un precio adecuado».
Acceso principal al tanatorio de Serfunle, en la capital leonesa.

La puerta abierta y el inventario de propiedades y activos sobre la mesa. El equipo de gobierno del Ayuntamiento de León pone «todo en juego», según ratifica el concejal de Economía y Hacienda, Agustín Rajoy, para intentar atajar los más de 400 millones de euros de deuda que acumula el consistorio. Un planteamiento drástico dentro del cual «no se descarta nada» con el objetivo de que las enajenaciones de bienes y la venta de la participación en empresas y organismo mancomunados permita dar aire al plan de saneamiento que se pretende impulsar. Libertad para la negociación que saca al escaparate para su venta, de manera prioritaria, la mancomunidad de Servicios Funerarios de León y su Alfoz (Serfunle) y el 51% del accionariado que la administración municipal tiene en la sociedad de Aguas. Dos puntales que se espera que sean las principales entradas de capital con las que sofocar la vía de escape constante que ha abocado al consistorio a una situación «muy delicada», como apunta el edil del PP.

En Serfunle, su venta implicaría alterar toda la concepción de la mancomunidad. Una estructura en la que el 49% del capital de la sociedad anónima está en manos del grupo financiero 3I, propietario de Mémora, y el 51% restante recae entre los Ayuntamiento de León, que tiene un 85% de la parte pública, San Andrés del Rabanedo, que representa un 10%, y Villaquilambre, que cubre un 10% del capital social. Esquema con el que en el último ejercicio la sociedad, que ahora se encuentra inmersa en un proceso judicial que la impide hacer descuentos a las aseguradoras por tratarse de un organismo con dinero público, consiguió facturar 5,6 millones de euros.

Empresas con beneficios. Suculenta también es la adquisición del 51% que el Ayuntamiento tiene dentro de la empresa mixta de Aguas. El consistorio, a instancias de la propuesta ofrecida por la auditoría de Deloitte lanzada en el 2007, semiprivatizó en el 2009 el resto, lo que le permitió ingresar 6 millones de euros limpios, más un canon de 25 millones de euros que tienen que ser devueltos a millón por cada uno de los 25 años del contrato. Un concurso en cuya memoria se establecía que la sociedad tendría alrededor de 70 millones de euros de beneficios durante el cuarto de siglo que estarían ligados los socios.

La disposición de los rectores del Ayuntamiento de León para vender activos ya cuenta con un escenario de trabajo. Los técnicos de la Intervención municipal trabajan junto con los auditores de la empresa Deloitte para definir de qué manera pueden sacarse al mercado los bienes y el valor que podrían llegar a alcanzar. Bases a partir de las cuales, el consistorio espera que le lleguen ofertas. «Si hay un precio adecuado, se lleva adelante y si no, pues nada», adelanta Rajoy, quien reseña que una vez que se cuente con el catálogo claro de activos «habrá que elegir las prioridades» y tener en cuenta «cuáles son viables».

La decisión revela el estado de alerta que el equipo de gobierno mantiene incluso antes de que la auditoría de Deloitte exponga a las claras cuánto se debe y fije qué fórmulas se presentan para poder afrontar el plan de saneamiento. Una propuesta que no sólo se quedará en la definición de medidas para los cuatro años del mandato electoral, sino que pretende asentar un escenario a largo plazo, que podría superar los 20 años, para que la deuda acumulada se pueda refinanciar y dar un desahogo tanto a los proveedores, entre los que ya hay casos que se niegan a servir a la administración, como a las inversiones propias, que se restringirán casi a lo básico.

El Ayuntamiento se propone la venta de Serfunle y el resto de Aguas para recaudar