jueves. 09.02.2023

Habrá huelga. Al menos, de momento. Por segunda vez en apenas dos meses, los trabajadores del consorcio para la gestión de los residuos de la provincia de León (Gersul) registran una convocatoria de paros. Si la de finales de septiembre, que pretendía paralizar la recogida por San Froilán, se levantó con la promesa de que les abonarían los atrasos, esta vez ni siquiera ha habido respuesta, después de que la Diputación anunciara que ha aprobado los 2,424 millones de euros para abonar los atrasos a los 170 operarios y dejara la responsabilidad en la UTE concesionaria, formada por FCC y Urbaser.

Gersul ni siquiera se presentó a la mediación ante el Servicio Regional de Relaciones Laborales (Serla), por lo que el comité de empresa confirmó la convocatoria de huelga que, a partir del 19 de diciembre y de manera indefinida, prevé llenar de basura las calles de la provincia.

La negociación para frenar la nueva amenaza de huelga de los trabajadores quedaba este mediodía de nuevo en un callejón sin salida. La junta directiva del consorcio para la gestión de los residuos de la provincia de León (Gersul) aprobaba a primera hora una revisión del canon concesional de 1,6 millones de euros desde 2013 hasta 2021. A mayores contabilizaban los 2,434 millones del aumento a los trabajadores. Pero la UTE reclama 5,8 millones en total y el pago a los operarios depende de ella.

Con loos acuerdos como arma, el presidente de Gersul y diputado de Hacienda, Santiago Dorado, defendió que «la autorización de ese gasto supone la asunción íntegra, por parte del consorcio, del coste de la subida salarial de los trabajadores que el nuevo convenio tendría para la UTE Legio VII». «Esta empresa se queda así sin argumento para culpabilizar a Gersul de la firma de ese nuevo convenio», aseguró el diputado socialista, quien abundó en que la concesionaria debe «convocar a sus trabajadores y firmar el convenio. «De lo contrario, estaría poniendo de manifiesto que está utilizando a sus trabajadores y la presión social de la convocatoria de la huelga para tratar de sacar un beneficio al que no le da derecho el contrato que tiene con el consorcio de Gersul», atacó.

diferencias de 1,4 millones

Pero la UTE no se mueve. No cuadran con las estimaciones de los técnicos del consorcio. «La diferencia, de 1,4 millones respecto a los 5,8 que solicita la empresa trasciende de lo contemplado en el contrato», se enroca Gersul.Esta distancia, según han esxplicado desde la empresa al comité, se debe a facturas justiticadas por el pago de 4 trabajadores desde 2019 a 2021 que, según Gersul, no deben contabilizarse porque en ese periodo ya había asumido la gestión del vaso del CTR la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente (Somacyl), dependiente de la Consejería de Fomento de la Junta. Su factura, que supone que habría cuatro operarioos menos, ronda el medio millón de euros. El resto de la cuenta, según la UTE, se debe a las horas extra facturadas en estos 10 años y en la liquidación de vacaciones y otros conceptos a los eventuales.

El bloqueo de la empresa al pago a los operarios aboca a la huelga de la basura