martes. 06.12.2022
Situación insostenible

Bodegas Armando «atenta» contra 406 vecinos por el «amianto y las ratas»

Los afectados exigen en un nuevo escrito que se derribe el edificio tras 20 años de denuncias
La cubierta y la estructura de lo que queda del edificio están muy dañadas tras años de abandono. DL
La cubierta y la estructura de lo que queda del edificio están muy dañadas tras años de abandono. DL

El abandono de Bodegas Armando ha convertido el solar que ocupa en el Paseo de Salamanca en «un auténtico vertedero» que pone en «peligro» la salud de todas las personas que viven en los bloques del entorno a los números 3 y 5 de esta céntrica calle. Los afectados no aguantan más tras más de veinte años de denuncias que apenas han surtido efecto.

Ninguno de los cuatro hermanos a los que pertenece la propiedad se ha hecho cargo de las obras a las que les obligó urbanismo para adecentar la finca y los restos de la construcción que aún siguen en pie presentan un estado ruinoso, como puede verse en las fotografías que acompañan esta información. Tampoco ha podido cobrar el Ayuntamiento ninguna de las diez multas coercitivas que impuso a los herederos debido a este incumplimiento. Únicamente han ingresado 99 euros de un embargo. Nada más.

La situación es insostenible, según denuncian más de 400 vecinos de la zona que han presentado una nueva queja ante la Concejalía de Desarrollo Urbano y en el servicio de Patrimonio del consistorio. Dos meses después, «no nos han contestado», lamenta Elena Díez López, una de las damnificadas —reside en un piso cercano— por la «cantidad de basura y suciedad» que acumula la parcela de Bodegas Armando y que supone una transgresión a las más elementales normas de habitabilidad», critica.

Ningún avance
Las personas que viven en la zona llevan desde 1999 denunciando los problemas que les causa

Expediente forzoso
Exigen al Ayuntamiento que inicie la expropiación si los propietarios se niegan a arreglarlo

En el escrito, respaldado por 406 personas y nueve comunidades de vecinos de la manzana que rodea al solar, recuerdan que este problema se arrastra desde 1999, cuando presentaron las primeras denuncias, y que la «dejadez» de la administración constituye «un grave atentado a la salud de todo el vecindario debido a la «existencia de planchas de uralita (amianto)» en los restos del edificio situado a escasos metros de la estación de trenes y de la céntrica glorieta de Guzmán.

«El radio de nocividad afecta a todo el vecindario por la erosión y los factores meteorológicos que facilitan su degradación y el incontrolado esparcimiento de las partículas por todo el perímetro», advierten al mismo tiempo que exigen medidas «de extrema urgencia» para resolver este conflicto, que pasa, según entienden, por la declaración de ruina y la demolición de Bodegas Armando «sin dilación alguna». Piden que lo limpien, la retirada de las uralitas y de todo el material que contenga amianto. Si los herederos no lo asumen, solicitarán al Ayuntamiento que inicie de «forma urgente el procedimiento de ejecución subsidiaria forzosa» a costa de los propietarios.

Los vecinos recuerdan que esta situación no puede plantearse como «algo inesperado». Entienden que es «la consecuencia de la absoluta dejadez y desdén que exhiben» los dueños del solar, con la colaboración de una ineficaz administración municipal que es perfectamente conocedora de este problema desde hace muchos años». Aluden al respecto a las «innumerables quejas trasladadas y denuncias formuladas» por la «caída de escombros y restos de tubería a la calle, por la habitual e indeseable presencia de animales que son auténticos reservorios de enfermedades transmisibles a los humanos (ratas y ratones), por los amagos de incendios o por la cantidad de basura» que se acumula en el interior.

Los afectados no disponen de «ninguna información —según subrayan— que justifique tanta incompetencia» y lamentan que veinte años después «el solar sigue igual, las ruinas en el mismo estado, la vegetación descontrolada sin que la administración acometa el derribo», reprochan.

La fachada, agrietada, da al Paseo de Salamanca. FERNANDO OTERO
La fachada, agrietada, da al Paseo de Salamanca. FERNANDO OTERO
Los vecinos se quejan de la suciedad y el amianto. FERNANDO OTERO
Los vecinos se quejan de la suciedad y el amianto. FERNANDO OTERO

Bodegas Armando «atenta» contra 406 vecinos por el «amianto y las ratas»
Comentarios