viernes 22/10/21
Comercio

Una de cada tres tiendas de ropa cierra tras caer la facturación un 50% en León

Las restricciones asfixian al sector textil, que acusa las limitaciones que sufre la hostelería
El comercio sigue sin recuperar su actividad a pesar de las segundas rebajas. MARCIANO PÉREZ

El comercio leonés tampoco levanta el vuelo en este primer mes de 2021. Las restricciones que afectan a la hostelería y los cierres perimetrales han vaciado de clientes las tiendas de la provincia. Muchas han cerrado ya, incapaces de soportar una caída tan drástica de los ingresos. Otras lo harán a lo largo de los próximos meses si la situación no mejora. La patronal del sector textil, el más perjudicado, calcula que la mitad de los establecimientos de ropa, calzado y complementos no sobrevivirá a la pandemia.

De hecho, «entre el 20 y el 30%» de los negocios de este tipo ha bajado ya la trapa después de que la facturación se desplomara «hasta un cincuenta por ciento desde mediados de marzo —cuando se declaró el estado de alarma—», lamenta Alfredo Martínez, responsable del área comercial en la Fele y propietario del Grupo Adam’s.

Sector capital

La actividad comercial daba trabajo antes de la pandemia a unas 15.000 personas en 6.000 tiendas

«Hay mucha desconfianza todavía y la gente, de momento, no quiere salir a la calle porque aún hay miedo. La vacuna es nuestra esperanza», reconoce. Todas las previsiones que habían hecho de cara a las navidades y a las rebajas de enero se desvanecieron después de que la Junta endureciera las medidas para contener al virus. El consumo sigue estancado y solo en los meses de verano, y en diciembre, las cajas registradoras recuperaron algo del pulso que habían perdido con el confinamiento, pero aún así los ingresos estuvieron lejos de los que tuvieron un año antes.

«La hostelería es el motor que mueve la ciudad y si no abre lo notamos mucho porque desaparece la vida social en la ciudad», explica Alfredo Martínez, quien confía en que puedan relajarse las restricciones en las próximas semanas para recuperar algo de actividad tras prácticamente once meses de caída. Y encima sin ayudas, como ocurre con casi todos los sectores afectados.

En picado

Solo en los meses de verano se recuperó algo el consumo, que volvió a estancarse en octubre

Tampoco han insuflado el suficiente oxígeno a los comercios las rebajas. Ni siquiera la campaña tan agresiva de precios ni los bonos al consumo, que se agotaron, han evitado que bajara la facturación hasta en un 50%. Eso tiene un efecto inmediato sobre el empleo. «Hay muchos trabajadores que siguen en un Erte y otros que directamente ya no están. Tampoco se ha contratado personal para la campaña como ocurría otras temporadas», señala Alfredo Martínez, que mantiene «la esperanza» a pesar del impacto tan fuerte que ha tenido el covid sobre el comercio.

En la provincia había antes de la pandemia unas 6.000 empresas que daban trabajo a casi 15.000 trabajadores de forma directa, según los cálculos que hacen desde el sector. Un tercio están en serio riesgo y prácticamente todas tienen problemas de liquidez, salvo las que se dedican a la alimentación, donde se ha mantenido el tipo a pesar de que el cierre de bares y restaurantes también ha dejado un agujero importante.

Una de cada tres tiendas de ropa cierra tras caer la facturación un 50% en León
Comentarios