jueves 09.07.2020

Camas a dos metros, cocinas cerradas y felpudos desinfectantes en albergues

El Camino de Santiago se prepara para la desescalada. RAMIRO
El Camino de Santiago se prepara para la desescalada. RAMIRO

Las alojamientos de peregrinos del Camino tienen desde ya el protocolo de actuación de normas y medidas sanitarias en los albergues de peregrinos para reducir el contagio y abrir de forma segura. La edición de este protocolo forma parte de las medidas de la AMCS para establecer Albergues Seguros de cara al verano y fortalecer la ruta. La Asociación trabaja ya sobre una primera red de un mínimo de albergues en todo el Camino Francés que se acogería a estos requisitos y abrirían sus puertas permitiendo, de esta manera, realizar el Camino.

Peregrinar sin riesgos
La Asociación de Amigos del Camino de Santiago publica el protocolo para la reapertura de la ruta

En cuanto al exterior del albergue, junto a la zona de ingreso al mismo, deben instalarse carteles con las indicaciones iniciales de acceso, a ser posible expresadas mediante iconos de universal comprensión y textos en español y los idiomas principales (recomendado en nglés, francés, italiano, alemán, coreano y japonés). Igualmente, en previsión de que en determinados momentos se formen colas para el acceso al albergue, es conveniente marcar en sus aledaños puntos de espera que ayuden a mantener el distanciamiento. En caso de utilizar un espacio público, debe hacerse con el consentimiento y acuerdo de las autoridades municipales.Se recomienda la colocación de felpudos desinfectantes a la entrada de los albergues.

Respecto a las zonas comunes, de modo general, en caso de duda respecto al respeto de las medidas de seguridad (distancia social, posibilidades de desinfección) es conveniente mantener cerrados los espacios comunes no esenciales (como la cocina y el comedor en aquellos lugares donde existan servicios hosteleros), y centrar los esfuerzos en aquellos esenciales, como los dormitorios y baños.

De nuevo resulta imprescindible mantener la distancia de 1.5-2 m entre peregrinos, tanto en la mesa como en la zona de cocina, lo que, en la mayoría de los casos supone una reducción de, al menos, el 50% del aforo habitual. Las medidas de distanciamiento y prevención de contagio son esenciales en las habitaciones, por lo que se dispondrán las camas a una distancia mínima de 1,5 metros entre sí, siendo aconsejable que sea de dos metros.

Camas a dos metros, cocinas cerradas y felpudos desinfectantes en albergues