martes. 31.01.2023
DL1P12F3-20-20-13-0.jpg

«Tente nube, tente tú, que Dios puede más que tú». Con esa frase y un toque especial de badajo, los maestros campaneros de León han logrado durante siglos espantar el pedrisco tañendo las noches del 31 de enero al 1 de febrero, en el Santo Tormentero. Una honda tradición contra los genios mitológicos de las nubes que provocan las tormentas y dirigen las tempestades, que se celebra en Santa Brígida como protección de las cosechas. Dar vida a esta curiosa y ancestral práctica constituye una de las enseñanzas que transmite el Campanero Mayor de Villabalter, Pedro Delgado González, a sus pupilos de la Escuela de Campaneros con quienes ayer recreó en la iglesia del pueblo el toque de «Tente nube». «Se solía hacer desde la medianoche, pero la gente ahora se asusta, por eso lo tocaremos por la tarde», reconoce este experto de 90 años y conversación amable. Delgado transmite sus conocimientos cogiendo las manos de sus aprendices con las suyas y el badajo para ayudarles a marcar el ritmo.

Campanas en el Santo Tormentero de Villabalter
Comentarios