jueves 1/10/20
Defensa

La central de Vandellós será vigilada por el GRS de León

Un batallón con relevos quincenales presta el servicio de seguridad
Efectivos del GRS, durante unas maniobras de entrenamiento. JESÚS F. SALVADORES

Efectivos del Grupo de Reserva de la Seguridad destinados en el acuartelamiento de La Virgen del Camino prestan servicio de protección en la Central Nuclear de Vandellós (Tarragona) desde hace algunas semanas, sin fecha conocida de regreso y con turnos quincenales de protección de las instalaciones, según ha podido conocer este periódico. En la actualidad, forma parte del dispositivo un batallón completo, alrededor de unan veintena de efectivos.

Esta intervención se suma a la que otros cuarenta efectivos del GRS y 18 miembros de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la Policía Nacional llevaron a cabo junto a tres Módulos de Intervención Rápida (MIR) de la Guardia Civil que ya habían viajado al inicio de las revueltas en Cataluña con motivo de las protestas independentistas. En aquella ocasión, León aportó más de un centenar de efectivos policiales al dispositivo de seguridad de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en la Ciudad Condal y en las cuatro provincias catalanas para hacer frente a los desórdenes públicos que se produjeron en otoño.

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) denunció la semana pasada ante el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez la falta de derechos y los supuestos abusos laborales que sufren en toda España los agentes que integran las unidades de los Grupos de Reserva y Seguridad de la Benemérita (GRS). Estas unidades tienen su base en distintos puntos del territorio nacional. Entre ellos, Madrid, Sevilla, Valencia, Barcelona, Zaragoza, León, Pontevedra, Escuadrón de Caballería de Valdemoro y Tenerife.

La intervención se inició a principios de mes y no hay fecha de finalización prevista para las tareas

Según la denuncia a la que ha tenido acceso elcierredigital.com, los agentes de los Grupos de Reserva y Seguridad de la Guardia Civil suelen ser desplazados por todo el territorio nacional en función de las circunstancias sin tener las más mínimas condiciones laborales. Estas circunstancias se han visto agravadas durante estos últimos años en especial en Cataluña. «Pues, a la ya de por sí dificultad que encierra trabajar lejos de sus lugares de residencia y por tanto de sus familias, se añade las carencias, falta de información y precariedad bajo las que estos agentes deben hacer su trabajo», señalan las mismas fuentes desde la AUGC.

Esta asociación indica que muchos agentes e, incluso, las esposas de estos, se han puesto en contacto con las delegaciones de AUGC para trasladar su preocupación por estos recortes laborales y de derechos que están sufriendo, otra vez más, con estas últimas órdenes recibidas.

La central de Vandellós será vigilada por el GRS de León