domingo. 27.11.2022

Situado junto al Parque de la Granja, el Inbiotec se fundó en 1993 con el propósito de trasladar los resultados de su investigación a las empresas. Aunque entre los socios fundadores se encuentran la Universidad de León, el CSIC, la Diputación y la Junta, el Instituto de Biotecnología es una entidad sin ánimo de lucro cuya única financiación es la que sus investigadores consiguen en convocatorias públicas competitivas, de contratos de investigación y de servicios técnicos con empresas y emprendedores de los sectores de la biomedicina, agricultura y alimentación. «En Inbiotec trabajamos un grupo multidisciplinar de biólogos, biotecnólogos, veterinarios, farmacéuticos, químicos y científicos de otras ramas afines. Nuestra investigación aplicada se dirige a, por ejemplo, combatir las resistencias a los antibióticos, producir fármacos más económicos, desarrollar alimentos funcionales, reducir el uso de pesticidas, fomentar el reciclado de residuos agrícolas y plásticos o proporcionar herramientas que hagan más competitivas a las empresas biotecnológicas», según recordaron los trabajadores en el escrito que publicaron en mayo para pedir el apoyo de la sociedad y de las instituciones. En todas las empresas que conforman el polo biotecnológico de la ciudad hay trabajadores que han realizado en Inbiotec sus prácticas o sus trabajos de fin de máster.

Un centro de investigación sin ánimo de lucro fundado en 1993
Comentarios