martes. 28.06.2022
Ejercicios miitares

El cielo como gimnasio

Soldados de seis países participan en la Academia Básica del Aire en un ejercicio de adiestramiento en capacidades de infiltración
Los primeros en aterrizar en la Academia Básica del Aire fueron los militares de Estados Unidos, que llegaron al Aeródromo Militar tras alcanzar velocidades de vuelo superiores a los 180 kilómetros por hora.

Cerca de 200 paracaidistas militares españoles, estadounidenses, irlandeses, argentinos, franceses, holandeses y portugueses están surcando los cielos de León en el marco del ejercicio Lone Paratrooper. Unas maniobras en las que los soldados se adiestran en capacidades de infiltración: ser los primeros en llegar a una zona de conflicto para allanar el terreno al resto de las tropas.

Entre los ejercicios que llevan a cabo están los saltos a alta cota y con oxígeno, lanzamientos nocturnos o primeros saltos en tándem en los  que saltan juntos un guía y un perro.

Ayer, Snoopy, un pastor belga recibió su bautizo y realizó su primer salto en compañía de su guía, el cabo Suárez. Snoopy es, además, un perro especializado en explosivos.

Los paracaidistas son lanzados este año, condicionados por los vientos, desde la Montaña Central y tardan una media de diez minutos en llegar hasta el Aeródromo Militar de León ya que suelen volar a más de 180 kilómetros por hora. 

El Lone Paratrooper, que la Brigada Almogávares IV realiza habitualmente en las instalaciones de la Academia Básica del Aire, cuenta este año con la participación de un avión Hércules de los Países Bajos, desde el a primera hora de hoy saltaron los equipos de Estados Unidos e Irlanda.

El cielo como gimnasio