lunes 01.06.2020

Cifuentes y Aguirre intentan minimizar el escándalo

El levantamiento parcial del sumario de la operación Púnica ha abierto una vía de agua en la estrategia de Rajoy y ha provocado la reacción de la presidenta de la Comunidad de Madrid y la lídel del PP.

Cifuentes anunció, durante su intervención en el Foro ABC-Deloitte, que su gobierno se personará como acusación particular en la causa que instruye la Audiencia Nacional. La presidenta autonómica adujo que, puesto que aparentemente, se ha producido un daño patrimonial a la comunidad y dado que su «obligación» es defender el interés general de los madrileños, su ejecutivo está «legitimado» para dar ese paso. Aguirre, por su parte, avanzó —sólo unos minutos antes de asistir a la conferencia de su sucesora— que mañana, en el comité de derechos y garantías de la formación, pedirá que se expulse al exdiputado y exalcalde de Valdemoro, José Miguel Moreno, que en una conversación telefónica con el supuesto cabecilla de la trama, el empresario David Marjaliza, ironizó sobre el motivo por el que se hizo parlamentario: «Para tocarme los cojones», dijo. «No me basta la suspensión de militancia», sentenció la dirigente popular.

Cifuentes y Aguirre intentan minimizar el escándalo