viernes. 09.12.2022
Policía Nacional vigilando actividades delictivas en Internet.
Las actividades del sospechoso fueron analizadas un tiempo. DL.

La Audiencia Provincial ha condenado a una pena de cuatro años de prisión y cinco más de posterior libertad vigilada a un pedófilo leonés de 23 años, que trató de conseguir los favores sexuales de nueve niños de once y doce años, a los que trató de convencer a través de las redes sociales y de aplicaciones de mensajería instantánea para que practicasen sexo con él a cambio de dinero. La sala absuelve al procesado del delito de prostitución de menores, del que le acusaba la madre de una de las víctimas y exonera igualmente al condenado de la responsabilidad civil que le solicitaba la misma familia. El fallo no es firme y contra él cabe recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

 

De acuerdo al texto de la sentencia, el acusado padece un trastorno de la preferencia sexual de tipo pedófilo, que en ningún momento compromete sus bases mentales ni las facultades cognitivas ni volitivas. Durante los meses de diciembre del 2017 y enero del 2018 , a través una red red social desde su ordenador se puso en contacto con varios menores, de 11 y 12 años, a fin de ofrecerles dinero que les entregaría si dejaban que el acusado, les hiciera una felación; en dichas conversaciones, pedía a alguno de los menores una foto de su miembro sexual.

 

El día 7 de enero del 2018, remitió a un niño de once años a través de un chat privado dicha proposición, ofreciéndole 50 euros la primera vez que le dejara practicarle una felación y 20 euros las siguientes, procediendo el menor a eliminar de su cuenta el perfil del acusado. Con posterioridad al día 6 de enero , sin poder concretar la fecha, otro niño de 12 años, recibió del acusado el mismo mensaje que el primero, al que preguntó su edad y donde vivía, ofreciéndole 20 euros si le dejaba chupar su ‘polla’, repitiendo idéntico ofrecimiento al día siguiente, por lo que el menor le bloqueó y denunció.

 

 

 

REFERENCIAS

 

En el mismo mes de enero del 2018, el acusado contactó con un tercer niño, de 12 años y amigo de los anteriores y que conocía la situación al habérselo contado uno de ellos, y a través de un mensaje le preguntó que, si quería ser su amigo y al preguntarle el pequeño que si era un violador. El acusado le dijo que si y la víctima le bloqueó.

 

El acusado contactó asimismo en el mes de diciembre del 2017 con un cuarto niño, este de 11 años, haciéndole el mismo ofrecimiento que a los anteriores, amigos y compañeros de colegio de uno de los anteriores, bloqueándole el menor. En el mismo mes y año, envió un mensaje privado a otro menor, de 13 años de edad, diciéndole que le daría dinero si le dejaba chuparle el pito, y al no responderle le envió otro en el que trasmitía al menor que él tenía llena su hucha por haberlo hecho y que si accedía a sus pretensiones, también podría tener dinero, eliminando el menor al usuario.

 

 

 

POR 70 EUROS

 

La misma acción repitió en diciembre del 2017 con otro pequeño de 11 años, al que ofreció 70 euros si dejaba que le chupara el pene, respondiendo el menor que si estaba tonto y que quien era para decir esas cosas, por lo que bloqueó al acusado. Una séptima víctima, de 11 años, el día 6 de enero del 2018 , recibió el mismo mensaje y ofrecimiento que los anteriores, respondiendo el menor al acusado «que se fuera a la mierda» y bloqueándole. A un séptimo de 12 años le envió un mensaje en los primeros días del mes de enero, diciéndole que conocía una forma de ganar dinero gratis, respondiendo el menor que no le conocía y quien era, no contestando el acusado. Entre el día 8 y 9 de enero , contactó con el último, de 11 años y le ofreció 200 euros si le dejaba chupar su sexo, diciéndole el menor que no le interesaba. Al día siguiente volvió a contactar con el séptimo, haciendo este caso omiso, y al intentarlo de nuevo el día 17 de enero el acusado, el menor le respondió que iba a denunciarle a la Guardia Civil, y a la red social. El acusado, en ninguno de los casos referidos, logró su propósito.

Condenan a cuatro años de cárcel a un pedófilo por corrupción de menores