jueves 26/5/22

Con todos los planes de supervivencia de la rampa de Pajares diluidos desde 2018, la vía convencional entre León y Asturias pende ahora de cuestiones alejadas de la certeza. Aumenta el número de defensores de la actividad en esta traza, que en el último presupuesto elaborado por el PP, el previo a la moción de censura que llevó al PSOE a la Moncloa, disponía de una partida millonaria para acometer una reforma y mantenerse abierta para la afluencia de mercancías entre León y Asturias.

El cambio de planes le puso a esta estructura referencia de la ingeniería del siglo XIX el cartel de liquidación. Las inversiones, desde entonces, resultaron mínimas. Hasta el último tramo del año 2021, cuando el deterioro de la vía obligó a remates de urgencia para garantizar la seguridad de los trenes, también alentada con limitaciones temporales de la velocidad que eternizan el trayecto.

A la vez que se aproxima el día del cierre, que será la apertura de la variante,crecen las voces que piden el mantenimiento de la actividad por esta vía convencional. Incluidos los colectivos del mismo signo político que el Gobierno que dictó la hora de la sentencia.

Crece la marea a favor de mantener la Rampa de Pajares
Comentarios