sábado 27/2/21

La defensa de Anboto pide ahora que le bajen la pena por el crimen de Cortizo

El Tribunal Supremo revisará el martes los 122 años de condena por el atentado de ETA
Anboto, en el juicio. CHEMA MOYA

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo celebrará una vista pública el próximo 26 de enero para estudiar los argumentos de la defensa de la que fuera jefa de los ‘comandos legales’ de ETA María Soledad Iparraguirre, alias ‘Anboto’, condenada el pasado mes de julio a 122 años de prisión por dar la orden y suministrar los explosivos para el asesinato del comandante del Ejército de Tierra Luciano Cortizo, cometido el 22 de diciembre de 1995 en León mediante la explosión de una bomba lapa adosada bajo el asiento de su vehículo.

La Sección Primera de la Sala de lo Penal impuso a Iparraguirre una pena de 30 años por un delito de asesinato terrorista contra un miembro de las Fuerzas Armadas, cuatro penas de 20 años por asesinato terrorista frustrado por cada uno de los heridos en el atentado --la hija del comandante que viajaba en el asiento del copiloto del coche y tres transeúntes--, así como otros 12 años por tenencia de explosivos.

El tribunal estableció también una indemnización para la mujer del fallecido de 300.000 euros y de 160.000 euros para cada uno de los hijos por el fallecimiento del comandante. Además, la hija que resultó herida deberá ser indemnizada con 92.100 euros por las lesiones causadas y con otros 250.000 por las secuelas.

Se trata de la primera condena en España para la que fuera jefa de los ‘comandos legales’ de la banda terrorista, después de que fuera entregada por Francia el otoño pasado. Tiene además otras 11 causas pendientes en la Audiencia Nacional.

Los jueces de la Audiencia Nacional destacaron en su sentencia la «especial perversidad y falta absoluta de respeto por la vida e integridad de las personas de la acción y de la afectación psíquica e intenso sufrimiento causado a las víctimas».

La resolución da por probado que una de las acciones señaladas por ETA y cuya orden de ejecución la transmitió Iparraguirre al miembro de la banda encargado de perpetrarla fue el asesinato del comandante Cortizo, entonces destinado en León.

La defensa de Anboto pide ahora que le bajen la pena por el crimen de Cortizo
Comentarios