lunes. 15.08.2022
                      Diez convocó ayer para hablar del AVE pero acabó por responder sobre la polémica. MIGUEL F. B.
Diez convocó ayer para hablar del AVE pero acabó por responder sobre la polémica. MIGUEL F. B.

La polémica por la paralización del proceso de selección para la bolsa temporal de ordenanzas, decretada ante las evidencias de que el examen pudo ser filtrado, la despachó ayer el alcalde, José Antonio Diez, con el apunte de que «el tribunal está formado por funcionarios». «No tengo ni idea. No estoy, ni formo parte, ni sé quiénes están ahí», trasladó el regidor para ponerse de perfil y descartar que «pueda existir» intervención política porque «el tribunal es un ente independiente del que no forma parte ningún cargo público». «Salvo que alguien demuestre lo contrario, estamos hablando de un órgano independiente», repitió el primer edil.

La postura taxativa se da pese a la impugnación presentada por una aspirante, después de conocer las notas, en la que relata que el examen «fue filtrado el viernes día 17 de junio», un día antes de la prueba, «ya que el concejal Vicente Canuria pidió a diversos compañeros el examen para el sábado con varios testigos delante». En su escrito, no aporta documentos, sino «testigos» que mantiene «anónimos» para sustentar una acusación que ayer negó «absolutamente» el edil aludido, quien consideró «insensata y denigrante» la imputación y anunció que se plantea «emprender acciones legales» contra la persona que firma el documento.

No lo considera prueba definitiva tampoco el presidente del tribunal, aunque sí «indicio», siempre «a juicio» de la aspirante y sin más testimonios. Pero como pilar para ordenar la paralización, el órgano responsable incide en «los resultados de la prueba», en los que aparece un 10 redondo de una aspirante del total de 255 presentados, pese a que se habían apuntado 701. La calificación se dio sobre un ejercicio de 50 preguntas tipo test, más dos de reserva que fueron incluidas tras la anulación de otras dos, lo que hace que tengan «el pleno convencimiento de que se ha podido filtrar el examen a partir de que el mismo fue impreso, y no antes».

Pese a esta rotundidad en el dictamen del tribunal, admiten que se «desconoce cómo se ha podido realizar y quién lo ha podido realizar», pese a la investigación ordenada al departamento de sistemas para saber si alguien accedió a los ordenadores del presidente y de la secretaria o a la impresora.

Sin documentos
Una aspirante acusa de haber pasado el examen a Canuria, quien niega el relato «absolutamente»

La redacción del acta hizo que Diez insistiera en que «nada» tienen que «decir, ni que opinar sobre lo que ha pasado». «El presidente, ante una presunta irregularidad propone la suspensión, que se retrotraigan los actos y se nombre un tribunal porque este queda en una situación un poco extraña. Más allá de eso, si alguien me lo puede explicar, que me lo explique», retó Diez

El alcalde admitió que «la investigación ya está abierta desde el propio tribunal». Diez mantuvo que «si se es capaz de obtener algún resultado que pueda evidenciar de manera clara que ha sucedido el hecho y quién puede ser el responsable, se tomarán las medidas disciplinarias contempladas dentro del reglamento de funcionarios». «Es un tema que atañe 100% a un tribunal independiente», repitió.

Diez apunta a los funcionarios en la posible oposición filtrada