viernes 22/10/21
Tráfico

Diez firma el decreto para notificar ya las multas con cámaras en Ordoño II

Las sanciones que empezarán a enviarse toman como fecha inicial mediados de marzo
El sistema empezó a colocarse a finales de enero. DL

El tablón de anuncios del Ayuntamiento de León amaneció ayer con el decreto de Alcaldía, firmado por el regidor José Antonio Diez, que regula de manera definitiva el tráfico en la avenida Ordoño II. Después de más de tres meses de pruebas, iniciadas a finales de enero, el escrito asienta que el control de accesos podrá hacerse no sólo mediante la «vigilancia presencial de la Policía Local», sino también por medio de las «cámaras con tecnología que permite el reconocimiento de matrícula». Los equipos, como se apostilla, recogerán «digitalmente los datos de los vehículos que accedan y no cumplan con las autorizaciones contempladas en la presente ordenanza». Con esta prueba fotográfica, los titulares empezarán a recibir en su domicilio a partir de ahora las multas en las que se impone una sanción de 90 euros, aunque muchas de ellas provengan de infracciones cometidas a partir de mediados del mes de marzo.

El sistema operativo calca el funcionamiento que hay ya en el casco histórico, después de que el Ayuntamiento empleara 44.712,79 euros en la adquisición de las ocho cámaras y elementos accesorios, facturados por la empresa Intelligent Transportation Systems SL. Los dispositivos están conectados con la red general que gestiona la empresa adjudicataria del control del tráfico, los semáforos, el radar fijo y los foto rojo, Kapsch Traficom SLU, que percibe 588.210 euros anuales, más un plus por cada multa que sobrepase el número ordinario fijado en cada equipo, como contraprestación por el servicio con el que el consistorio complementa la labor sancionadora de los agentes municipales.

Normativa
El decreto ajusta de forma definitiva la regulación y los accesos para acceder a las vías perpendiculares

El decreto, al que no se dio más publicidad por parte del equipo de gobierno, recoge algunas variaciones con respecto al que se había dictado el 14 de enero de 2020 para regular el tráfico en la céntrica avenida, donde se restringió la circulación en agosto de 2019. El documento marca que, junto a Ordoño II, se ven afectados los accesos desde las calles Juan Lorenzo Segura, el Carmen, Alcázar de Toledo, Villafranca, Capitán Cortes, Burgo Nuevo y la intersección de Alfonso V a Gil y Carrasco. El tránsito queda permitido tan sólo para «vehículos destinados a la prestación de servicios de emergencia, servicios funerarios, grúa municipal, limpieza y recogida de residuos, asistencia domiciliaria, servicios municipales que hayan de atender necesidades en la vía pública; residentes con garaje y usuarios de garajes; vehículos destinados al servicio de auto-taxi y alquiler con conductor, pero sólo para el servicio y no de paso».

Junto a estos, se concede permiso, aunque con limitaciones, a «residentes sin garaje», a los que se permite «acceder a una única vez al día para realizar labores de carga y descarga en zonas habilitadas por un tiempo máximo de 30 minutos»; a vehículos comerciales para carga y descarga; a titulares de establecimientos; a huéspedes de hoteles; a titulares de una segunda vivienda; y a los que reciban un permiso especial. El documento ajusta, tras las últimas modificaciones puntuales, por dónde deben entrar y salir los conductores en función de la calle a la que se dirijan y si tienen garaje o no, además de que recalca que «los patines, patinetes, monopatines de tracción humana, vehículos de movilidad personal y bicicletas que disfrutaran de prioridad sobre el resto de los vehículos pero no sobre los peatones».

Diez firma el decreto para notificar ya las multas con cámaras en Ordoño II