sábado. 01.10.2022
Absentismo laboral

El dolor de espalda y de las articulaciones está detrás de 194.500 días de baja laboral

El absentismo por enfermedades comunes, que lideran las alteraciones en esta zona del cuerpo, costó 113,4 millones
Cargar pesos suele repercutir en las dolencias de espalda, al igual que los movimientos repetitivos y las malas posturas en el trabajo. DL

Levantar objetos pesados, realizar movimientos repetitivos y permanecer sentado en un mostrador todo el día genera un impacto negativo sobre la espalda, una zona estratégica del cuerpo que también se resiente por el exceso de responsabilidad, los defectos de las sillas y las malas posturas. Los dolores y alteraciones de la espalda son la penitencia diaria de miles de trabajadores leoneses, motivo de múltiples problemas en la organización de las plantillas de las empresas y un pozo sin fondo en el capítulo de gastos anuales de las mutuas de accidentes de trabajo.

El pasado año se tramitaron 2.362 procesos de baja en la provincia por alteraciones no especificadas en este pilar del cuerpo, que lidera el ranking de las patologías traumatológicas. En ese listado de veinte enfermedades, la columna vertebral cobra especial protagonismo. Solo las alteraciones no especificadas de espalda, el mal más común entre los trabajadores, supusieron casi 194.500 jornadas de baja, el 9% de los 2,08 millones de días en que se faltó al puesto de trabajo en León a lo largo del año pasado.

BAjasA esas alteraciones se añaden los 974 procesos que generaron los daños de la zona cervical, los 833 por trastornos de articulación y los 245 por los discos intervertebrales, que añadirían 229.000 días perdidos en el trabajo, según los datos provincializados de la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo (Amat).

Además de las molestias e incomodidades, el dolor no especificado de espalda supuso el inicio de procesos de baja cuya duración media osciló entre los 94,5 días como contingencia (enfermedad) común (1.930 casos registrados) y los 27,7 días para las situaciones de contingencia profesional (432), que poseen un origen en el desarrollo de la actividad laboral.

Más de tres meses 
La espalda lidera el ranking de las veinte patologías traumatológicas, con bajas de 94,5 días de media

Tras la espalda, en el ranking de patologías que causan mayor absentismo se sitúan las tendinitis (757 casos), los esguinces y torceduras de tobillo y pie (668) y otros traumatismos (373). Los expertos atribuyen estas dolencias, entre otras causas, a la falta de higiene postural, los malos hábitos en la vida doméstica y laboral y la ausencia de una cultura y una disciplina deportiva en el cuidado del cuerpo.

Junto con el número de casos tratados, llama también la atención la duración de algunas de las enfermedades más generalizadas en el ámbito de la contingencia común. A la cabeza se sitúan los trastornos del disco intervertebral, con 210,9 días de media (siete meses), seguidos de la osteoartrosis, con 206 días de media (más de 5 meses), la luxación de rodilla (139,18 días) o la fractura de radio y cúbito (133). En el otro extremo de la balanza, de las patologías más habituales, las menos costosas en jornadas de baja son las heridas abiertas de dedos de las manos, que se saldaron con 30,29 días sin acudir al puesto de trabajo como media. Por lo que respecta a contingencias profesionales, la duración de las bajas oscila entre los 147,86 días del disco intervertebral a los 15 de las heridas abiertas que no son de mano.

En conjunto, el absentismo laboral derivado de la incapacidad temporal por contingencias comunes alcanzó un coste de 133,4 millones de euros en 2018 en León, según Amat, lo que supuso un incremento del 12,28% respecto al anterior ejercicio. Desglosándolo, el gasto en términos de prestaciones económicas de la Seguridad Social fue de 77,53 millones de euros (un 9,66% más que en 2017), mientras que el coste directo a cargo de las empresas representó 55,87 millones de euros (un 16,12% más que el año anterior), según la misma fuente.

Disco intervertebral
Esa dolencia común genera el absentismo más elevado, de siete meses de media, seguido de la osteoartrosis

El coste del absentismo laboral por ITCC en León equivale a 10.829 jornadas anuales de trabajo perdidas, o lo que es lo mismo, a que siete de cada 100 trabajadores no hubieran acudido a su puesto de trabajo ningún día del año, una media superior tanto a la regional como la nacional. Amat considera que el absentismo es un problema que afecta a todos, ya que la carga de trabajo de los profesionales de una empresa se ve incrementada por tener que hacer frente a las tareas que dejan de atender los empleados en situación de baja. Durante 2018, se contabilizaron 24.509 procesos de Incapacidad Temporal por Contingencias Comunes en León, un 10,76% más que en 2017.

A este incremento de los procesos iniciados le ha acompañado el correspondiente a la incidencia media, que ha crecido un 8,74% en un año, lo que la sitúa en un ratio de 1,61 procesos de ITCC por cada cien trabajadores.

La duración media de estos procesos se ha reducido un 4,02%, y se sitúa en 74,49 días, muy por encima de las medias regional y nacional, que se encuentran en 49,64 y 40,33 días, respectivamente.

Esguinces y torceduras
Tras la espalda, son la segunda causa con más incapacidades temporales por contingencia profesional

Las Mutuas gestionan la prestación económica por Contingencias Comunes (accidentes o enfermedades no laborales) y realizan el seguimiento de los procesos de baja, pero no pueden dar altas médicas en estos procesos. El sector de Mutuas estima que, si los trabajadores de León hubieran sido atendidos en sus centros ambulatorios y hospitalarios en las 20 principales patologías traumatológicas, se podrían haber ahorrado a trabajadores y empresas más de 362.097 por días perdidos.

Esa estimación se basa en que la duración de las patologías, cuando son atendidas como contingencias profesionales por los médicos de las mutuas, «es 57,29% inferior a cuando se tratan en los servicios públicos de Salud», señalan. Por este motivo, desde Amat se sigue demandando que las mutuas puedan emitir altas médicas en procesos de enfermedades comunes diagnosticados con patologías traumatológicas, ya que estas entidades colaboradoras con la Seguridad Social son expertas en la asistencia sanitaria de esas dolencias, al ser las que tratan con mayor frecuencia.

Esos 362.097 días perdidos en el ejercicio 2018 equivalen, en términos de ahorro en prestaciones económicas, a casi 14,5 millones de euros (1.019 millones a nivel nacional), teniendo en cuenta el salario medio anual que se registró en León el año pasado.

El dolor de espalda y de las articulaciones está detrás de 194.500 días de baja laboral
Comentarios