sábado 22/1/22
Orden público

La eclosión de botellones obliga a doblar los efectivos de policía para controlarlos

El operativo policial del sábado noche se montó con la previsión del incremento de consumo en la calle tras el fin del toque de queda
_X2A4206_12584928
La familia de Mario, el joven apuñalado, recibe condolencias de los asistentes durante la jornada de luto que tuvo lugar ayer en el Campus de la Universidad. MARCIANO PÉREZ

El botellón, como problema de primer nivel para el orden público en la capital leonesa, condiciona los servicios, efectivos y planificación de la Policía Local los fines de semana. En el último, justificó el despliegue del doble de unidades y agentes de las que están operativas en una jornada normal; incluso en una víspera de festivo, más proclive a la movilidad y al ocio de la población. El final del estado de alarma ha desatado una sensación de algarabía general en la ciudad, especialmente entre la población joven, que ya hacía prever un aluvión de estas celebraciones ilegales de consumo de alcohol en espacios públicos, en plena calle. Furtivos, pero a la vista de todos. «Ya sabíamos que de cara a este fin de semana era necesario incrementar el operativo policial por la situación que se iba a producir tras finalizar el estado de alarma», aclaró ayer el alcalde de León, José Antonio Diez, acerca de la respuesta de seguridad que se puede ofrecer ante el aluvión de jóvenes que se agrupan para consumir alcohol en la vía pública.

Hay un punto crítico para la celebración de estas aglomeraciones al margen de lo legal en la ciudad; y se localiza en la zona de La Palomera, en los espacios verdes y dotacionales que plagan este barrio; curiosamente, epicentro de las demostraciones de celebración social que han devenido tras el fin del toque de queda, el pasado 9 de mayo. En La Palomera se convocó la principal quedada para conmemorar el fin de las restricciones en la medianoche que se liquidó el estado de alarma; en la Palomera se concentraron las principales algarabías nocturnas acaecidas el pasado fin de semana, previas al luctuoso suceso y la agresión que acabó en un apuñalamiento y con la vida de un joven de 19 de años, en la zona de la Torre. Sobre el fenómeno del botellón, que obliga doblar efectivos de servicio nocturno a la policía local, el alcalde de la ciudad precisó: «Lamentamos mucho lo sucedido y esperamos que los hechos hagan reflexionar a los que participan en los botellones como al resto e la sociedad, que se debe tener más mesura». El Ayuntamiento mantiene que los botellones «siempre son controlados por la policía local», pero cuando hay tanto, «no se puede acudir a todos».

La eclosión de botellones obliga a doblar los efectivos de policía para controlarlos
Comentarios