lunes. 28.11.2022
dl25p6g1
dl25p6g1

Más personas en disposición de trabajar, y creación de empleo. Pero no en la cantidad suficiente. De forma que hay más leoneses con un puesto de trabajo, pero también más parados. De hecho, la cifra de personas sin empleo ha crecido en el último año el triple que la de aquellas que han conseguido encontrar una ocupación. Repunta por tanto la tasa de empleo, como lo hace la tasa de paro. Todo, porque se incrementa la tasa de actividad. Es el jeroglífico de la la singularidad del mercado laboral leonés que desvelan los datos publicados ayer en la Encuesta de Población Activa (EPA), que con las cifras del tercer trimestre del año, el que más empleo suma gracias a la actividad turística y los servicios, pone en evidencia la desaceleración del crecimiento del país, también en creación de empleo.


La estadística señala que el número de personas con una ocupación laboral en la provincia creció en el último año en 1,798, a la vez que la cifra de parados se incrementó en 5.678. Más empleados y más parados, lo que se explica porque el número de leoneses en disposición de trabajar se incrementó en 7.456. Más personas en activo laboralmente y menos inactivas, una realidad que se traduce en un incremento de la tasa de actividad del 2,21% en los últimos doce meses, un porcentaje superado por el incremento de la tasa de parados, un 2,33%.

 

La evolución porcentual, relacionada con la vivida tanto a nivel autonómico como nacional, pone de relieve algunas características del mercado laboral leonés. El número de activos (las personas en disposición de trabajar) creció en los últimos doce meses en León un 3,66%, frente al 0,66% a nivel autonómico y el 1,03% nacional. La creación de puestos de trabajo creció también ligeramente por encima de la media autonómica (un 0,97% frente al 0,8%), aunque por debajo del 1,77% registrado a nivel nacional pese a la desaceleración generalizada. En cambio el incremento del número de parados registró un aumento porcentualmente espectacular, y muy alejado de la evolución media.

 

Desde el tercer trimestre de 2018 la cifra de parados en la provincia se incrementó un 27,6%, una situación similar a la vivida en Valladolid, con un incremento del 22,39%. En cambio en Castilla y León el volumen de parados se redujo un 0,41%, y a nivel nacional un 3,36%.

 

Quizá la explicación está en un cambio que se ha ido acelerando en el colectivo de personas inactivas, que sólo en el último año se redujo en más de 10.000 en la provincia. Y no se rebaja por los más jóvenes, ya que la cifra de estudiantes incluso se ha incrementado en un millar desde el otoño pasado. Cae en 4.602 el número de jubilados y pensionistas, pero sobre todo se reduce en 6.900 el colectivo de personas que se dedicaban a las tareas del hogar.

 

El caso es que, según los datos de la EPA del tercer trimestre del año, hecha pública ayer, León cuenta con 398.000 personas de más de 16 años, es decir, 1.600 menos que hace un año y 32.200 menos que a finales de 2008, cuando se alcanzó la cifra máxima del período. De ellas son activas 211.200, casi 7.500 más que hace un año (lejos de las 223.200 de 2010); y están ocupadas 184.900. Paradas son unas 26.300, y hay unas 2.200 que buscan su primer empleo o llevan más de un año en paro.

La economía no es capaz de absorber a sus trabajadores: genera 1.778 empleos y suma...
Comentarios