lunes. 27.06.2022

Independiente, impulsora de la cultura financiera, defensora del humanismo en las finanzas y preocupada sobre todo por la preservación de los patrimonios familiares, más allá de las euforias de las épocas de crecimiento y los pánicos de los períodos de crisis. Pionera como agente financiero en tiempos en los que la banca absorbía todo el negocio, fiel a unos principios de transparencia e independencia en la toma de decisiones que le han llevado a romper con marcas internacionales para empezar de nuevo, impulsora de iniciativas y fundaciones que han involucrado desde el primer minuto al ahorrador (desde el pequeño al empresario) en sus actividades de educación financiera y promotora también de la planificación patrimonial, desde fiscalidad a herencias, en todo tipo de familias, no sólo en las grandes cifras.

María Jesús Soto, hoy directora de Andbank en León, también directora del portal financiero www.elinversorinquieto.es y presidenta de la Fundación María Jesús Soto, inició hace 30 años un camino de cuyo objetivo final no se ha apartado, aunque eso le haya llevado a tomar varias veces nuevos senderos empresariales. Ha sido ejemplo a replicar en otros puntos del país (también en su presencia internacional) por las distintas marcas a las que ha representado en León. Siempre como agente independiente. «Hemos representado desde el principio la independencia y el humanismo en las finanzas. Hemos cuidado de las personas y las familias, también de los negocios familiares, porque es el objetivo que nos marcamos. Hemos caminado juntos a lo largo de períodos de crecimiento, de crisis, de volatilidad creciente,... Caminado juntos respetándoles, porque esta filosofía no es marketing para llevarles a nuestro terreno, es nuestra forma de ver las inversiones desde hace ya 30 años».

Un punto y seguido

Y añade: «No hemos llegado a la meta, esto es un punto y seguido. Porque formamos a nuestros equipos con nuevas generaciones que se forjan en estos valores, el compromiso y la valentía. Nuestro proyecto es un matarón, no un sprint».

El proyecto de Soto abrió un nuevo (y entonces inexplorado) camino en la banca privada hace ahora tres décadas. «Era un territorio no explorado, se trataba de construir una propuesta en algo en lo que no existía referente». El abrir el mundo de la inversión y el asesoramiento personalizado no sólo a los grandes patrimonios, sino a los pequeños ahorradores. «El proyecto de AB Asesores fue el embrión de una nueva forma de gestionar el ahorro familiar y empresarial, en un momento en el que los bancos y las grandes marcas monopolizaban absolutamente la gestión del ahorro».

Por eso su forma de hacer «acabó siendo un referente en todo el país, Había otra forma de participar en los mercados de capitales que escapaba a los intereses de los grandes bancos».

Una propuesta de gestión que se basó desde el principio en el conocimiento técnico de los mercados, pero «sobre todo en los valores: independencia, transparencia, honestidad y responsabilidad». Lo que Soto defiende una y otra vez como «el humanismo en las finanzas. Cuidar de las personas y las familias es nuestro objetivo. Y en todos estos años hemos caminado juntos en este respeto».

Fieles a sus principios

Soto insiste en que «nunca hemos pactado con otra forma de hacer las cosas. Por eso hemos cambiado de marca a lo largo de nuestra historia. De AB Asesores a Morgan Stanley, luego a Inversis, ahora Andbank. Estamos en el mundo de internet, de los gestores, de las arquitecturas abiertas. Nuestros objetivos están claros». Y se concentran antes, ahora y de cara a la preparación de las nuevas generaciones que gestionarán esta forma de trabajar independiente, en «formar un equipo socialmente responsable» por convicción y compromiso social.

No es algo nuevo. «Cuando comenzamos éramos el embrión de algo que no existía en los mercados, y en lo que no creía casi nadie. Se trataba de ver lo que otros no habían visto antes». Por eso María Jesús Soto se reconoce como «una figura que no ha estado nunca dentro de ninguna de las estructuras empresariales a las que hemos representado. Mantengo mi independencia como agente financiero dentro de cada una de ellas».

Incluso ahora que «los agentes financieros están de moda. Aunque hay que distinguir tres tipos: los que llegan a este negocio sin creer en ello, para llevarse lo que les sea posible; los que están por estar, mientras da dinero; y finalmente la élite, quienes de verdad creen en el modelo agencial, no son cortoplacistas y apuestan por el negocio más allá. Los que no somos un pelotazo, sino que trabajamos para las generaciones del futuro».

Es la figura del agente «que se toma en serio a las personas, que mira las finanzas desde un punto de vista humanista». En esta filosofía forma Soto desde su agencia de Andbank en León a las nuevas generaciones de asesores o banqueros privados. «Introducimos a gente joven que toma el relevo en la gestión, pero también en estos valores. Y ahí es donde queremos seguir creciendo».

En este marco de principios se ha desarrollado una historia que cumple ahora 30 años, «en los que nunca hemos representado a una marca conocida. Hemos superado todas las crisis sin la protección de una gran enseña. Sólo con compromiso y valentía, defendiendo lo que creemos que hay que poner en valor en esta sociedad».

una mujer pionera

Volver la vista atrás implica también poner en valor que todo este proyecto de éxito financiero y de respaldo de los ahorradores leoneses está liderado por una mujer que se zambulló en el complejo universo financiero con poco más de 20 años, y cuyos orígenes están muy lejos de cualquier iniciativa que tenga que ver con el entramado económico. «Este proyecto es un maratón, no un sprint», explica María Jesús Soto. El que inició con empeño y valores claros hace tres décadas, al que sigue siendo fiel y para el que forma ya a las generaciones futuras. Todo ello, no sólo con la incorporación de nuevos profesionales a su equipo de banqueros, sino con el empeño de la fundación que preside, en la formación económica y financiera de los niños desde la escuela, para lo que cuenta con el apoyo de la Junta de Castilla y León. Sus libros sobre economía para niños y jóvenes han traspasado las fronteras españolas. También con la labor que desarrolla a través de El Inversor Inquieto. «Educar, formar, asesorar y apoyar siempre. Esa es la base de unas finanzas saludables para las personas y las familias, sea cual sea su patrimonio. Y en esa lucha estamos embarcados desde el primer momento, hace ya 30 años. Es el valor al que no vamos a renunciar nunca», concluye Soto.

«Ejercemos el humanismo en las finanzas, la fórmula socialmente responsable»
Comentarios