miércoles 2/12/20
Aviones no tripulados

El Ejército estudia llevarse de León a La Rioja a su unidad de drones de Inteligencia militar

El convenio con el Aire para el uso del hangar en la academia acaba en 2021 y existen planes de traslados a nivel nacional
El Grosa opera con el Searcher, que tiene más de 10 metros de envergadura y una cámara capaz de tomar imágenes de día y de noche. RAMIRO
El Grosa opera con el Searcher, que tiene más de 10 metros de envergadura y una cámara capaz de tomar imágenes de día y de noche. RAMIRO

En 2015 aterrizó en la base Conde de Gazola el Grosa, el primer batallón del Ejército español en poner los drones al servicio de la inteligencia militar. Una decisión que se tomó amparándose en las óptimas condiciones de León para el vuelo de estos RPAS —como se conoce a los drones militares— y vinculados a la base y a su personal, que ya había trabajado con estos aviones no tripulados. Ahora, tan sólo cinco años después, el Ejército de Tierra tiene sobre la mesa un posible traslado de este puntero batallón, único a nivel nacional. El primer destino que se baraja es Acuartelamiento Héroes del Revellín, en la localidad riojana de Agoncillo, donde ya tiene su sede el Batallón de Helicópteros de Maniobra III, también de Tierra.

El traslado del Grosa (Grupo de Obtención por Sistemas Aéreos) a La Rioja se enmarca en los movimientos que periódicamente realiza el Ejército con sus unidades en función de las necesidades operativas. Fuentes de las más altas esferas del Ejército de Tierra señalan que la decisión que afecta al batallón «actualmente está en estudio, pero no hay ninguna decisión adoptada».

Afganistán

Aunque depende de Valencia, el batallón se gestó con personal de León en 2015

El batallón de RPAS, aunque tiene su sede en León, depende orgánicamente de Valencia, donde se encuentra el Regimiento de Inteligencia. Cuando se puso en marcha la unidad, se valoraron diversos enclaves, aunque finalmente se decantaron por Conde de Gazola debido a las condiciones del espacio aéreo leonés, muy poco saturado, con pocos vuelos, y las características de la provincia, además de que su personal ya había trabajado con este sistema en misión internacionales, como en Afganistán.

Las condiciones del Searcher, el RPAS con el que opera el Grosa, exigen a la unidad contar con una pista para las operaciones de aterrizaje y despegue. Por este motivo, también León contaba con todos los parabienes. La proximidad entre Conde de Gazola, en Ferral del Bernesga, y la Academia Básica del Aire, titular del aeródromo militar, sumado a las «buenas relaciones, entre los ejércitos de Tierra y Aire dieron luz verde al asentamiento del batallón en León. De hecho, el Grosa cuenta con un hangar y el año pasado se construyó expresamente una plataforma para que su avión no tripulado pudiera acceder a la pista.

Conde de Gazola

Las buenas condiciones de la provincia, con un espacio aéreo poco saturado, fueron claves

Un convenio entre el Ejército de Tierra y el del Aire regula el asentamiento del Grosa en el aeródromo. Este acuerdo, se renueva cada dos años y está pendiente de una nueva actualización en 2021. Éste sería el horizonte que marcaría el traslado del Grosa a Agoncillo, la renovación o no de este acuerdo para dar continuidad al batallón de drones en León.

150 familias

El equipo del Grosa está integrado por seis Searcher y cerca de 150 militares altamente especializados. Cuentan con formación específica para pilotar los RPAS además de para interpretar las imágenes que reciben desde la potente cámara de la que dispone el aparato, es decir, estos grandes aviones —con una envergadura de más de 10 metros y 250 kilos de peso— se dedican exclusivamente a la inteligencia militar. Trasladar de León a La Rioja a la unidad también tendría consecuencias en su propia organización. Gran parte de los integrantes del Grosa son de León o de provincias limítrofes y ante un traslado de estas características podrían optar a nuevos puestos en otras unidades para evitar desplazarse. De hecho, cuando se creó la unidad, su germen fueron 25 soldados ya destinados en la base, a los que se fueron sumando nuevos integrantes a través de varios procesos de selección

Este batallón altamente cualificado precisaría también de un nuevo rearme de personal en caso de que el traslado llegara a ser efectivo, después de que ya cuenta con una unidad completamente formada, entrenada y preparada, que la convierten en puntera a nivel nacional. A todo ello hay que sumar la reubicación en un espacio nuevo, sin olvidar las buenas condiciones de vuelo con las que cuenta en León y las opciones de colaboración, ya que el Grosa ha participado con sus drones en las campañas antiincendios de la Junta.

El Ejército estudia llevarse de León a La Rioja a su unidad de drones de Inteligencia...
Comentarios