sábado 24/10/20
Educación

Empresas de extraescolares creen que es posible dar las clases con un protocolo

El PSOE se reúne con afectados por la prohibición de impartir estas actividades el primer trimestre

Las empresas dedicadas a cubrir actividades extraescolares intentan revertir la suspensión decretada por la Junta durante el primer trimestre del curso para todo tipo de centros, tanto públicos como concertados, confirmaron a este periódico en la Consejería de Educación. El peso de estas pequeñas empresas y autónomos en la economía local es importante y están buscando soluciones con apoyos políticos. Ayer consiguieron el apoyo del PSOE de Castilla y León.

Los socialistas solicitaron ayer a la Junta que revise su decisión de prohibir las actividades extraescolares en los colegios de la Comunidad, que comienzan las clases el próximo día 9.

Fue una de las conclusiones extraídas del encuentro mantenido por parte del secretario general del PSOECyL, Luis Tudanca, el portavoz de Educación en las Cortes, Fernando Pablos, y la secretaria general del Grupo Socialista, Patricia Gómez, con Víctor Gutiérrez, como portavoz de la Asociación de Empresas de Servicios Auxiliares de Castilla y León y Ceo de Idiomas León. En el encuentro coincidieron en pedir al Ejecutivo de Alfonso Fernández Mañueco que revise «la decisión sobrevenida» de que no se realicen estas actividades extraescolares durante el primer trimestre del curso escolar y, en todo caso, consideran que esta decisión tiene que ser adoptada con el consenso de la comunidad educativa, las familias y el sector de las actividades extraescolares.

«El hecho de que no haya actividades extraescolares —señalaron los socialistas— perjudica a las familias y a las empresas que las llevan a cabo, al tiempo que tendrá un impacto negativo también en el ámbito sanitario, dado que muchas familias se verán obligadas a recurrir a personas del ámbito familiar para que recojan a sus hijos tras la jornada lectiva».

Asimismo, pusieron de manifiesto que la mayoría de las comunidades autónomas del país sí mantienen estas actividades extraescolares y algunas de las que, en principio las prohibieron están revisando esta decisión. Por eso, «instamos a la Junta de Castilla y León a que cuanto antes rectifique y realice un protocolo que permita llevarlas a cabo», señalaron los socialistas en un comunicado.

De no hacerlo, las familias tendrán que recurrir a ámbitos privados para la realización de esta formación complementaria, lo que en su opinión generará una brecha de desigualdad entre escolares en función de la capacidad económica de sus familias: los que sí y los que no puedan acudir a métodos de pago para poder conciliar el trabajo con la vida familiar hasta que se acabe la pandemia.

«Las actividades extraescolares son una medida de conciliación, pero que permite también la formación de los estudiantes en ámbitos tan importantes como los idiomas, los deportes o la cultura», sostienen.

Empresas de extraescolares creen que es posible dar las clases con un protocolo