martes 10.12.2019
RESIDENCIAS DE PERSONAS MAYORES

Una enfermera para 90 ancianos

Satse León denuncia la situación en la Residencia Santa Luisa.  El sindicato exige a la Diputación de León que aumente la plantilla de Enfermería de esta residencia “si de verdad quiere garantizar una adecuada asistencia a los internos”
Una enfermera para 90 ancianos

El Sindicato de Enfermería Satse en León denunció hoy la falta de personal suficiente para garantizar una asistencia de calidad a los mayores internos en la Residencia Santa Luisa de la Diputación Provincial de León, puesto que solo una enfermera por turno por la mañana, otra por la tarde y otra de noche atienden a cerca de 90 residentes, la mayoría de ellos dependientes.

Para el sindicato, esta situación “pone en riesgo la salud de los residentes” al no poder darles la calidad necesaria en los cuidados que precisan y también la de estos profesionales, “pues supone someterles a una enorme presión asistencial” que no puedan conciliar su vida familiar y laboral, ni siquiera disfrutar de los derechos que les reconoce la ley, por lo que exigió a la Diputación de León que aumente la plantilla de Enfermería de esta residencia “si de verdad quiere garantizar una adecuada asistencia a los internos”.

Satse León criticó que estos profesionales tienen que hacer frente a la asistencia de alrededor de 90 personas con múltiples patologías físicas y psicológicas, que requieren una gran cantidad de cuidados, mientras que los estándares de calidad en la atención en los centros de personas mayores han evolucionado en estos últimos años y en el centro se han incorporado nuevos servicios como la unidad de respiro familiar y la de convalecencia, “sin haber reforzado el servicio de enfermería”.

Según el criterio del sindicato de Enfermería, a pesar de la denuncia de los profesionales, la institución provincial se ha limitado “a continuar con la política de la mínima ratio exigida, lo que conlleva que la asistencia a los residentes esté cubierta con los mínimos de calidad exigidos por ley, no con los que realmente se necesitan”.
 
 

Una enfermera para 90 ancianos