lunes 23/5/22

La calle Padre Getino no tiene salida. Aunque está perfectamente señalizada puede convertirse en una trampa para los conductores. Muere contra una finca privada, llena de pegatinas en las que se avisa de que está prohibido aparcar. A pocos metros llaman la atención los restos de una edificación en ruinas, donde se acumula la basura y de la que nadie se hace cargo a pesar de la inseguridad que genera en el barrio de San Mamés.

Una escombrera en la que está prohibido aparcar
Comentarios