viernes. 02.12.2022

Un fallo en el renovado horno de BA Glass provoca una fuga de vidrio incandescente

La vidriera mantiene la actividad normal de la otra línea y no prevé retrasos en la producción

Un fallo en el proceso de dilatación de las juntas de los ladrillos refractarios que forman el horno 2 provocó en la madrugada del jueves una fuga de 150 toneladas de vidrio incandescente en la planta de BA Glass, que fue resuelta por la brigada de la propia empresa con la colaboración de los bomberos de León. La empresa vidriera ultimaba la puesta en marcha del segundo horno de producción tras concluir el montaje, con la introducción de material líquido. Durante el proceso de calentamiento los ladrillos refractarios se dilatan y quedan sellados herméticamente. Sin embargo, por motivos que ahora la dirección analiza con la empresa encargada del montaje, en una de las zonas de circulación del vidrio líquido el sellado no se produjo como debería, lo que provocó la fuga.

 

La brigada de seguridad de la fábrica intervino de manera inmediata, según explica Venancio Roales, director de la planta; a la vez que se dio aviso a los bomberos, como establece el protocolo. «Es un procedimiento que ensayamos habitualmente a través de simulacros, en esta ocasión ha funcionado a la perfección, con la colaboración de todos los miembros de la plantilla», destaca.

 

Labores de extinción en la vidriera BA Glass. BOMBEROS DE LEÓN

Durante el incidente, que según los bomberos se atendió desde poco después de la medianoche hasta las 2.30 horas, no se produjeron daños personales y los materiales «no son importantes», según el responsable de la compañía. Roales explica que el incidente estuvo «en todo momento controlado», que se procedió a aplicar los métodos para enfriar el vridio y que en «un par de días» la planta volverá a la normalidad.

 

«El incidente no se produjo en un punto crítico del horno, apenas hubo daños en una rueda de una plataforma elevadora que se encontraba al lado de la zona de fuga. En todo caso, el otro horno está funcionando con normalidad y la previsión de producción de la planta no se va a ver afectada por el incidente». Roales recuerda que ya se ha bajado el nivel de vidrio en el horno que sufrió el problema, y que ahora se analizará técnicamente el motivo del fallo en los ritmos de dilatación de los ladrillos refractarios. «El horno no estaba trabajando a velocidad de crucero, simplemente se procedía a su llenado y al llegar al punto averiado se puso de manifiesto el problema», concluye.

 

La empresa señala que tras la actuación llevada a cabo con el plan de emergencia interna a través de la brigada de intervención, y con la ayuda de los bomberos, «se consiguió aislar y reconducir la fuga de vidrio en 30 minutos». Y, al no haberse producido daños importantes en las instalaciones, «no se comprometen los plazos de normal puesta en marcha del horno renovado; mientras que el que estaba en funcionamiento sigue haciéndolo con normalidad. Como el resto de las instalaciones y redes de aire, vacío, eléctrica,... Son comunes y no se han visto afectadas».

Una inversión de 11 millones

El segundo horno de la fábrica vidriera que ayer comenzaba su proceso de puesta en marcha ha sido renovado con una reparación intermedia, que implica cambiar los refractarios del horno que están en contacto con el vidrio, colocar máquinas nuevas en las líneas de producción y en la zona fría y mejorar las herramientas que intervienen en la producción de envases de vidrio. Un proyecto en el que BA Glass ha invertido alrededor de 11 millones de euros, y que se lleva a cabo periódicamente para mantener las instalaciones. 


El año pasado se acometió la renovación total del otro horno de la fábrica, que ya había agotado su vida productiva, y en el que se invirtieron 25 millones de euros. 


La renovación de los hornos o su sustitución total es un proceso que la empresa acomete cada aproximadamente siete años, y que garantiza la producción durante la siguiente década. Actualmente la vidriera ubicada en León tiene una producción diaria de en torno a 640 toneladas diarias, y mantiene una plantilla que ronda los 250 trabajadores. 


El grupo BA Glass está presente en siete países, produce al año más de 8.000 millones de envases que distribuye en 80 países y tiene doce fábricas y 3.800 empleados. 

Un fallo en el renovado horno de BA Glass provoca una fuga de vidrio incandescente
Comentarios