jueves. 30.06.2022
El futuro de León

La falta de autonomía de la Agencia frena los proyectos presentados a la Mesa por León

Las administraciones demoran la definición de la personalidad jurídica, financiación y personal del órgano de gestión
Foto de familia de la tercera reunión de la Mesa por León, que se celebró en Villablino, el 29 de septiembre, y tras la cual sólo hubo una cita telemática en enero. RAMIRO

Cuando se van a cumplir dos semanas desde la última reunión, el mismo impulso que motivó el anuncio de que la Mesa por León al fin tenía un rumbo es el que hace que se mantenga parada. La negociación del modo de funcionamiento de la Agencia, que se presenta como el instrumento de gestión para que los avances no se supediten tan sólo a las reuniones entre las administraciones públicas, los sindicatos y los empresarios que tienen asiento, sigue sin definirse.

No se sabe aún cómo se financiará. No existe una plantilla al margen de la directora, Humildad Rodríguez Otero, a quien se ha dado un despacho y un ordenador en el Palacio de los Guzmanes. No hay conocimiento siquiera de cuál será la figura jurídica bajo la que tendrá amparo para poder operar, negociar en nombre del colectivo, firmar contratos y sacar adelante iniciativas. Nada se sabe, a pesar de que el compromiso salido de la cita del 21 de enero era que antes de final de mes habría un planteamiento, como reclamaron los sindicatos al delegado del Gobierno, Javier Izquierdo, después que se limitara a apostillar que estaría «en unos días». Mientras, los proyectos que se han trasladado desde empresas privadas para su instalación en la provincia y el establecimiento de líneas de trabajo efectivo quedan en suspenso.

El único margen de maniobra con capacidad de decisión se confía al trabajo de la responsable de la Agencia, Humildad Rodríguez Otero. Al margen de su labor, queda el comité de expertos nombrados, así como el grupo de técnicos de la Diputación que se han puesto a disposición del organismo. Pero los sindicatos ya han advertido de que no sirve tan sólo eso, dado que se trata de funcionarios que tienen otras funciones en la administración provincial y se requiere que cuenten con disponibilidad completa.

Sin sustento
El funcionamiento de la Agencia sigue en un limbo desde septiembre sólo con Humildad Rodríguez

La postura quedó clara en la última reunión de la Mesa, donde Gobierno, Junta, Diputación y sindicatos coincidieron en que no puede pasar otro año más en el que el único saldo se supedite a las cuatro fotos de los integrantes. Entre una cita y otra, como quedó expuesto, se necesita que la Agencia tenga poder ejecutivo para no esperar a cuadrar agendas, reunir voluntades y concitar acuerdos.

Sin plazo
Las administraciones se comprometieron a que antes de final de enero habría ya una propuesta

El aviso de la Junta

Ante la falta de movimiento por parte del Gobierno, que quedó en trasladar al resto de las partes la propuesta de personalidad jurídica, financiación y régimen de funcionamiento de la Agencia, la Junta fue la primera en posicionarse. La semana pasada, justo cuando se cumplían siete días desde la reunión telemática de la Mesa, el delegado territorial en León, Juan Martínez Majo, envió una nota de prensa en la que recalcaba su «firme compromiso de colaborar de forma inmediata en la dotación económica necesaria para el buen funcionamiento técnico y administrativo de la oficina de gestión de la propia Mesa, en colaboración con el resto de las administraciones que la conforman». El «firme compromiso», como se recalcaba hasta dos veces en el comunicado trasladado a los medios, es «económico y técnico» por parte de la institución autonómica para «la puesta en marcha, funcionamiento, trabajo interno y financiación de los proyectos e inversiones que se planteen a la Mesa para el desarrollo económico y social de la provincia de León».

Sin estructura
La falta de personalidad jurídica limita la firma y negociación de contratos y proyectos de la Agencia

El mensaje lanzado no ha logrado por ahora ninguna repercusión, a pesar de que los sindicatos han insistido en estas dos semanas en la necesidad de no faltar al compromiso que se adquirió. Los agentes sociales recalcan en sus argumentaciones que no se puede volver a caer en la inacción que siguió a la reunión de la Mesa por León celebrada en Villablino. Entonces,el 29 de septiembre, se esbozaron la creación de tres foros: social, económico y municipal. Pero en los tres meses siguientes, con el covid como argumento, no se hizo nada. En la cita del 19 de enero se insistió en que no podía volver a pasar, que la mesa debía tener una incidencia ejecutiva por medio de la Agencia. Aún se espera el resultado.

La falta de autonomía de la Agencia frena los proyectos presentados a la Mesa por León