lunes. 04.07.2022
El crimen de Mansilla

La familia de Paula pide cotejar sus uñas con la ropa del acusado

La prueba serviría para clarificar si pudo llegar a defenderse de su asesino
undefined
El acusado, escoltado por la Policía. DL

La familia de la víctima del crimen de Mansilla solicita el cotejo de las muestras de la ropa que portaba el acusado de los hechos la noche del crimen para establecer una comparación con los restos hallados entre las uñas de Paula. Dada la circunstancia de la confesión de los hechos por parte del investigado, se trata únicamente de corroborar si como sostienen los padres de la joven, no pudo ni siquiera defenderse (circunstancia que convertiría el caso en un asesinato) o si como entiende la defensa del imputado, se produjo una pelea entre ambos en la que ella sí pudo defenderse, que convertiría la calificación jurídica en un homicidio.

Los hechos ocurrieron el 18 de abril de 2021. El supuesto autor del crimen, un joven leonés con el que la fallecida había mantenido un relación sentimental, acabó con la vida de ella ante la creencia de que había iniciado una nueva relación. En torno a las 23.30 horas de la noche de autos, el sospechoso estaba en casa de sus padres y se levantó del sofá y salió: «Bajo al coche», le dijo. Ante la tardanza, el progenitor no se extrañó en exceso porque pensó que habría quedado con algún amigo.

Fue cuando le llamó la Guardia Civil el momento en que comprendió lo que había ocurrido: El imputado se presentó casa de la que había sido su última pareja, y después de empezar a discutir, la emprendió a golpes con ella usando un objeto contundente con el que le pegó en la cabeza y posteriormente la apuñaló en el cuello con un cuchillo que cogió en la cocina, causándole la muerte prácticamente en el acto.«Me dijeron que ya estaba con otro y no pude superarlo, no sabía lo que hacía y me volví loco», explicó ante la jueza ayer en sede judicial durante su primera declaración.

La autopsia del cadáver de la joven y los informes con los posicionamientos de los móviles del agresor y de la víctima no habían sido remitidos hace varios días a los letrados de la acusación particular y la defensa, circunstancia que estaba provocando una cierta paralización de la investigación judicial del caso, que camino de cumplir siete meses desde el ataque mortal, está estancado.

La investigación da por hecho que el esclarecimiento del caso, que corre a cargo de la Guardia Civil, está más que resuelto. Pero para justificarlo a nivel judicial, los abogados necesitan conocer el informe completo de la autopsia. La acusación particular, que representa a la familia de la fallecida y encarna la letrada Beatriz Llamas, para probar la violencia del ataque, que se demuestra en el hecho de que el puñal usado para acuchillarla se partió. La defensa, porque pretende demostrar que la víctima pudo defenderse, lo cual abundaría en la rebaja de la calificación penal de asesinato a homicidio.

El autor confeso rechazó en su dia haber cometido episodios de malos tratos sobre la que había sido su pareja y contravino los testimonios de cuatro amigos de la fallecida, dos varones y dos mujeres, que señalaron que Paula vivía atemorizada por las constantes llamadas y mensajes del acusado, que habían cambiado su carácter jovial para convertirla en una muchacha huidiza y temerosa que llegó a plantearse cambiar de trabajo para irse de León.

Sin embargo, ninguno de los testigos presenció en vivo episodios de agresiones. Sí que una de sus amigas presentó una fotografía de la finada con un fuerte golpe en la frente, que atribuyó al investigado, igual que la procedencia de los mensajes que la atemorizaban.

La fase final de la instrucción camina hacia el auto de apertura de juicio oral por el sistema del Jurado Popular, que se encontrará con la oposición de la defensa del inculpado y con la aprobación de la familia de la fallecida.

En tanto en cuanto no se conozcan las causas de la muerte, achacada a un shock hipovolémico, no se puede determinar la conveniencia de la tramitación de la causa por la Ley del Tribunal del Jurado, desde el punto de vista de la defensa. A criterio de las acusaciones pública y particular, sucede todo lo contrario: solo falta por determinar si se trató de un homicidio o un asesinato.

La familia de Paula pide cotejar sus uñas con la ropa del acusado
Comentarios