jueves 09.07.2020
LA CRISIS DE LA VÍA ESTRECHA

Feve pierde 123.400 viajeros mientras se mantiene paralizada la integración

La empresa se deja uno de cada tres usuarios desde que comenzaron las obras
Feve pierde 123.400 viajeros mientras se mantiene paralizada la integración

Se han quedado por el camino 123.412 viajeros. Una de cada tres personas que se subía al tren de vía estrecha antes de que comenzaran las obras de integración ferroviaria en la ciudad, cuando la última parada era la estación del centro, ya no lo hace. Ahora, desde que la terminal está en La Asunción, el reguero de pérdidas en el billetaje es constante. No hay freno: donde había 329.010 usuarios en el año 2010, que fue el último ejercicio completo, no quedan más que 205.599 en la actualidad, sumados los servicios de cercanías con los pueblos leoneses y los regionales que, con una periodicidad de una vez al día, contactan con Bilbao.

La caída constante de las cifras de viajeros contrastan con la paralización de las obras de integración en la ciudad. No hay un solo trabajador en la traza desde mediados del mes de diciembre pasado, cuando se cerró la colocación de la vía desde La Asunción y quedó todo a expensas de la urbanización del pasillo ferroviario y la instalación de los sistemas de seguridad y enclavamiento. Pero ni se ha avanzado desde entonces, ni «hay ninguna explicación por parte del Ministerio de Fomento, ni de Renfe, ni de Adif sobre cuándo prevén finalizar las obras», según critica el representante de la UPL, Fulgencio Bandera, quien insisten en que el gobierno tampoco concreta «cómo está la adquisición de las cuatro unidades de tren tram que son necesarias, ya que son necesarias para poder operar en el tramo urbano».

La situación ya es «alarmante», concede Bandera, quien exige a la ministra de Fomento, Ana Pastor, que «diga de una vez lo que quiere hacer con el ferrocarril de Feve en León» porque «lo único que hizo fue venir días antes de las elecciones para vender que seguía adelante el proyecto sin que se vea nada». «Lo que no puede ser es que dejen que poco a poco continúe la pérdida de viajeros y luego utilicen estos resultados para argumentar el cierre, que es lo que parece que quieren sin que nos demos cuenta», insistió el representante político leonesista, que a su vez es portavoz sindical de UGT en la empresa.

La pérdida de usuarios coincide además, según evidenció Bandera, con «la situación en la que se está prestando el servicio, con «las unidades de transporte hechas un desastre y sin fondos para la adquisición de piezas para poder arreglarlas». «Sólo hay que ver lo que pasado con los viajes de grupos, que se han tenido que cancelar, ahora que se acumulaba el mayor número de ellos entre excursiones y viajes de colegios, porque hay un tren estropeado y no se puede prestar el servicio con todas las garantías», relató el portavoz sindical.

Mientras se mantiene sin obra el proyecto de integración, que el ministerio argumenta desde hace meses que se debe a la falta de aprobación de un modificado, el cierre de la línea en La Asunción provoca que «se tenga que pagar una cantidad ingente a Alsa, 240.000 euros anuales, por los autobuses que van desde la estación a la parada». «No se puede seguir durante más tiempo de esta manera», concedió Bandera, quien recalcó que «los trabajadores están en una situación de incertidumbre que es insostenible». «Si lo que quieren es cerrarnos, que lo digan, pero que sepan que nos van a tener a todos los leoneses en frente», avisó el representante de la UPL.

Feve pierde 123.400 viajeros mientras se mantiene paralizada la integración