sábado 07.12.2019
Infraestructuras

Fomento retrasa a 2021 la opción de que el tren Avril circule por las vías de León

El ejecutivo traslada al Principado las previsiones sobre el nuevo tren, que debería compensar los retratos de los túneles
Recreación virtual del interior de los vagones del Talgo Avril. DL
Recreación virtual del interior de los vagones del Talgo Avril. DL

Se diluye la esperanza de que la línea ferroviaria de León y Asturias pudiera contar a partir del próximo año de una conexión de viajeros en el moderno Avril; si quedaba algún viso de esa posibilidad, demandada para atenuar los efectos de la demora en la apertura de la Variante de Pajares, este lo diluyó el Ministerio de Fomento, que no es capaz de acercar la circulación del Avril por esta línea antes de finales de 2021. La fecha concreta parte de las dudas que expusieron partidos políticos asturianos y que el Gobierno del Principado de Asturias trasladó al ejecutivo central.


El Avril (Alta Velocidad Rueda Independiente Ligero) constituye hoy la principal revolución ferroviaria en el transporte de viajeros, llamado a marcar una nueva época a la vez que cierra la actual; por las prestaciones, una mama de este modelo desarrollado por Talgo dispone de una modalidad de rodadura desplazable, lo que le convierte en la mejor opción para combinar los trayectos en ancho ibérico e internacional con las mejores dosis de eficacia; y por la capacidad de carga, que mejora hasta en un sesenta por ciento la disponibilidad de los trenes que prestan ahora el servicio, al poder disponer de hasta 530 plazas de pasaje.

 

Fomento ha comunicado al Gobierno de Asturias que el tránsito de estos modelos (los que permiten el cambio de ancho de vía) no podría estar habilitado hasta bien entrado en año 2021, aunque las entregas de las primeras 15 unidades contratadas por la compañía ferroviaria serán entregadas a lo largo del próximo año, Después, en ambos casos, es necesario completar un proceso de prueba y homologación antes de que inicien el servicio comercial.

 

Fomento cierra una puerta, temporal, y abre una ventana. El túnel de Recoletos, en Madrid, conocido popularmente como el túnel de la Risa, ha comenzado a filtrar tráfico después de varios meses en obras, que será progresivo y constante; culminará su función cuando deje pasar las ramas de trenes de alta velocidad de la línea del norte, la de León y Asturias, hacia la mitad su y este de la península. Este es el salto cualitativo que espera el tercio norte para mejorar sus conexiones con el resto de España. También, la oportunidad de recuperar las conexiones nocturnas en larga distancia sin la obligación de cambiar de tren cuando de trataba del paso por las estaciones de la capital de España en el tránsito norte sur.

 

Asturias ya se ha adelantado a pedir la adaptación de las conexiones a los tiempos ferroviarios; la de un Alvia, que salga de Gijón antes de las seis de la mañana y que permita una conexión express con la capital de España a primera hora de la mañana; que redujera a cuatro horas y media el tiempo de cobertura del trayecto; cuando se elimine el fondo de saco en la capital leonesa, ese tiempo se va a reducir en otros veinte minutos.

 

Hay un rosario de posibilidades de mejora de las conexiones nocturnas, del tipo de las que enlazan con Galicia, que optimizarían la oferta con destino a Madrid y Barcelona.

 

Sin muros físicos y técnicos, se determinarán por cuestión de mera voluntad política.

Fomento retrasa a 2021 la opción de que el tren Avril circule por las vías de León