viernes 10.04.2020
| Villaquilambre |

García deja sobre la mesa la organización municipal para pactarla con la oposición

El alcalde analizará la nueva propuesta de PSOE, Ahora Villaquilambre, IU y Ciudadanos.
García deja sobre la mesa la organización municipal para pactarla con la oposición

La organización municipal de Villaquilambre quedó ayer sobre la mesa después de que el alcalde, el popular Manuel García, decidiera «dejar sobre la mesa» y no abrir en el pleno el debate sobre los tres últimos puntos del orden del día que hacían referencia al nombramiento de representantes en los órganos colegiados, a las retribuciones y salarios y a la modificación de plantilla de personal eventual o cargos de confianza. A media mañana de ayer, los representantes de PSOE, Ciudadanos, Ahora Villaquilambre e IU —que suman nueve de los 17 concejales de la corporación— presentaron una enmienda a la propuesta de la Alcaldía por lo que el regidor decidió zanjar el pleno «para intentar llegar a un acuerdo con el resto de los grupos, incluyendo también a la UPL. Se levanta la sesión». Tras estas palabras, García, que logró el bastón de mando con el apoyo de sus cinco concejales y del representante de UPyD, decidió posponer la sesión plenaria «para estudiar y analizar la propuesta y obtener el consenso para el próximo pleno».

La enmienda presentada por los cuatro grupos de la oposición incluye la rebaja del sueldo del alcalde, que abogan por rebajar de los 40.000 euros anuales a los 35.000. La propuesta de Alcaldía contemplaba tres dedicaciones exclusivas de 33.280 euros anuales para los miembros del equipo de gobierno y en la enmienda se reducen a dos dedicaciones exclusivas de 29.000 euros y una más parcial, de 19.600, repartidas siempre en catorce pagas.

El portavoz del PSOE, Rubén Sánchez, remarcó que el pleno «no fue convocado ni en tiempo ni en forma» y que por este motivo canalizaron las enmiendas ayer por la mañana, y criticó la forma en la que el regidor popular levantó el pleno, sin debate en los tres últimos puntos, que habían recibido las enmiendas de la oposición. Manuel García apuntó que intentará alcanzar el acuerdo en las comisiones, «que son los foros en los que se tiene que llegar a acuerdos en una corporación tan plural como esta» para llegar al próximo pleno con una propuesta ya pactada con toda la oposición. El popular indicó que «agosto es un mes complicado», con lo que la organización de la corporación podría posponerse hasta septiembre.

«El alcalde tiene una situación complicada, porque hay mucha pluralidad en la corporación, por lo que estaría bien contar con todos para todo», apuntó el socialista, poniendo como ejemplo la mesa redonda celebrada en la Diputación para alcanzar el consenso en la organización y las retribuciones.

Poco más de media hora había pasado desde el inicio del Pleno hasta el «se levanta la sesión» del alcalde, que encolerizó a gran parte del medio centenar de vecinos que había acudido a la primera celebración plenaria de este mandato. Hasta ese momento, las votaciones habían sido un popurrí de votos a favor y abstenciones de los siete partidos que conforman la corporación municipal y que sólo tuvo como debate la periodicidad de los plenos. Como recoge la enmienda de los integrantes de los cuatro partidos de la oposición —a excepción de los dos concejales de UPL, que se abstuvieron— se aprobó modificar la convocatoria de los plenos, que pasarán de celebrarse cada dos meses a uno mensual, siempre el primer jueves de cada mes y a las 20.00 horas. «Un pleno al menos cada dos meses es lo que marca la ley, pero no vemos ningún problema en uno mensual», indicó el alcalde para dar el visto bueno a esta propuesta que también contó con el respaldo del concejal de UPyD, Miguel Ángel Díez de Celis.

García deja sobre la mesa la organización municipal para pactarla con la oposición