martes 2/3/21
Sólo los nuevos grupos de Endesa en Compostilla seguirán el informe de impacto ambiental

El Gobierno cancela tres de los cuatro ciclos combinados de León

Los proyectos de Fenosa y Global 3 en La Robla y Congosto serán anulados por Industria.
Endesa sí ha presentado el aval para los nuevos grupos de Compostilla
Tres de los cuatro proyectos presentados en la provincia para realizar centrales de ciclo combinado (carbón y gas) han sido cancelados por el Ministerio de Medio Ambiente, y los expedientes serán devueltos al Ministerio de Industria para que los anule. Medio Ambiente ha cancelado la tramitación del estudio de impacto ambiental de Unión Fenosa en la central térmica de La Robla, y de Global 3 en las centrales de La Robla y Congosto porque las promotoras del proyecto no han satisfecho el aval que se impuso el año pasado para realizar los informes. Este aval supone un 2% de la inversión a realizar, y se introdujo en la legislación para frenar la avalancha de peticiones de construcción de ciclos combinados que tenía atascados los servicios del ministerio. En total Medio Ambiente canceló 43 proyectos de centrales eléctricas en todo el país, y seguirá adelante con los expedientes de 37. Compostilla sigue adelante En el caso de la provincia, la que sí sigue adelante es la central de ciclo combinado de Compostilla, en la que Endesa anunció la creación de tres grupos de gas (6, 7 y 8) entre el 2009 y el 2018. El Ministerio de Medio Ambiente prepara el estudio de impacto ambiental para esta central de ciclo combinado, que presentó su proyecto hace ahora exactamente dos años (en julio del 2004) y solicitó el informe en febrero del año pasado. Endesa tiene previsto instalar una potencia de 400 megavatios en cada uno de los grupos, para generar en total 1.200 megavatios. Endesa Ciclos Combinados, que sí depositó el preceptivo aval del 2% de la inversión prevista, calcula que el desembolso a realizar rondará los 200 millones de euros en cada uno de los grupo. La empresa tiene previsto, además, llevar a cabo proyectos de desulfurización en los grupos 4 y 5, lo que garantizará su funcionamiento a largo plazo; así como una revisión del grupo 3 que permitirá prolongar su funcionamiento. Todas estas operaciones suponen la adaptación de las centrales térmicas a los nuevos requisitos medioambientales de las emisiones surgidas de la aplicación del protocolo de Kioto. Fenosa opta por desulfurizar En el caso de la central térmica de La Robla, Unión Fenosa anunció la pasada primavera una inversión de 60 millones de euros para construir una planta de desulfurización, que permitirá reducir las emisiones de gases efecto invernadero para adecuarse a la nueva normativa ambiental. El inicio de la construcción está previsto para este año, y se mantendrá a lo largo del 2007, con el objetivo de estar preparados para la aplicación definitiva del protocolo. Se da la circunstancia de que la revisión de la Planificación de los sectores de electricidad y gas que presentó en abril el Gobierno ya se advertía que el gasoducto La Robla-Cistierna-Guardo, que debería haber entrado en funcionamiento en el 2004, quedaba condicionado «porque no se ha conseguido justificar la existencia de una demanda necesaria para llevar a cabo su construcción». Los proyectos de centrales de ciclo combinado cancelados por el Ministerio de Medio Ambiente suponían instalar en la provincia una potencia de 1.600 megavatios. el proyecto de Unión Fenosa para La Robla era el más importante, con una generación de 800 megavatios, mientras que los de Global 3 para La Robla y Congosto suponían 400 megavatios de potencia instalada cada uno. Proyectos de Global 3 La empresa Global 3 Energía presentó hace tres años dos proyectos para construir centrales de ciclo combinado en la provincia, una en La Robla, y otra en Congosto. La primera tiene prevista su puesta en marcha en el 2009, y está pendiente de la declaración de impacto ambiental y la autorización abiemtal. Inició los trámites para su construcción en junio del 2003. Por lo que se refiere a la central de Congosto, un proyecto que se desarrolla desde agosto del 2003, presentó la solicitud de impacto ambiental en noviembre del 2004, y está pendiente también de las declaraciones de impacto ambiental. Su puesta en marcha está prevista, al igual que la de La Robla, para el 2009. La decisión de Medio Ambiente paraliza ahora el procedimiento previsto para estas dos centrales.

El Gobierno cancela tres de los cuatro ciclos combinados de León