domingo 20/6/21
Desarrollo

El Gobierno deja a León fuera del reparto de los servicios descentralizados de Renfe

Ábalos otorga a Burgos el quinto centro de competencia digital, que completa los de Teruel, Jaén, Badajoz y Ciudad Real
José Luis Ábalos, ayer, cuando anunció el centro digital de Renfe en Miranda de Ebro (Burgos). EFE

León se queda fuera del bombo en el reparto de la descentralización de servicios de Renfe; la medida, impulsada por el Gobierno con el objetivo de incentivar el desarrollo de lugares remotos, escasos de población, endémicos social y económicamente, supone reorganizar por el territorio español algunas prestaciones que hasta ahora se acometían desde los centros neurálgicos, desde las grandes urbes. Han resultado premiados en el proceso cinco enclaves territoriales; el último, Miranda de Ebro (Burgos), donde el ministro de Transportes anunció ayer la creación de cien empleos de alta calificación para sustentar el centro de competencias digitales que se instalará en esa localidad del norte castellano.

José Luis Ábalos localiza la decisión con cargo al ministerio que el dirige, y también al del Reto Demográfico, responsables del propósito de esa agenda de cohesión territorial e igualdad de oportunidades, como es el desarrollo de proyectos que «permiten la descentralización de centros de referencia de la administración. Mejorar la competitividad, y facilitar el desarrollo de nuevas actividades económicas, que ayudan a fijar población en el territorio y con provecho de los recursos locales y el talento asociado al entorno. Pero no en León.

El reto demográfico

Los centros digitales se idearon para facilitar la igualdad de oportunidades en España

La provincia leonesa se vuelve a quedar fuera de esta distribución discrecional de dádivas administrativas, que son el maná en los lugares beneficiados. León, fuera, otra vez, como en el resultado del concurso del centro de estudios penitenciarios, a pesar de que el territorio leonés, de norte a sur, y de este a oeste, cumple con todos los parámetros que guiaban el formulario de esta estrategia descentralizadora; la despoblación, lugares nulos en oportunidades de desarrollo, la falta de diversificación económica, la escasez de infraestructuras, la pobreza de recursos en la creación de empleo; todos estos criterios forman parte de la relación con la que el Gobierno justifica el movimiento ejecutivo, con el que ha encumbrado a Teruel, con un cloud de gestión y mantenimiento de infraestructuras; a Alcázar de San Juan (Ciudad Real), con un centro de robótica e inteligencia artificial; y los centros de atención al cliente de Mérida y Linares (Jaén), donde se planificarán aplicaciones de diseños y tecnologías; en el centro jienense irá aparejado a creación de 125 empleos, tal y como anunció esta misma semana el propio ministro Ábalos, en esa tourné que ayer repitió en la provincia burgalesa.

Los parámetros

León cumplía con todos los criterios para entrar al reparto; del desempleo a la despoblación

En el lance de Miranda de Ebro se aplica también la recuperación de los talleres ferroviarios, otra de las carencias con las que pena el rico patrimonio que llegó a levantar el ferrocarril en León, ahora expuesto al abandono y en plena secuencia de deterioro. León está fuera de esa estrategia de descentralización que se anunció hace unos meses como el resorte de la administración central para igualar derechos y oportunidades en todo el territorio español; la jerga que se aplica en su desarrollo maneja términos tan esperanzadores como el los centros de competencias digitales de Renfe; en la partición de oportunidades, el más cercano se quedó a casi 300 kilómetros. Otro medio que no llega al fin de León.

El Gobierno deja a León fuera del reparto de los servicios descentralizados de Renfe