lunes. 04.07.2022

Los dos hermanos acusados de acabar con la vida de un pariente lejano en 2008 en la localidad de Villaobispo, en el alfoz de la capital leonesa, han negado este lunes que cometieran los hechos por los que están procesados y han asegurado que no tenían ningún problema con la víctima.

El juicio que se sigue en la Audiencia de León contra Francisco Manuel y Mariano M.F. ha arrancado este lunes, después de que el pasado viernes quedará formado el jurado popular que deberá emitir su veredicto tras las cuatro jornadas que se han programado para el desarrollo de la vista.

Según la calificación de la Fiscalía, que pide para los acusados sendas penas de trece años de prisión por homicidio y un año y medio más por tenencia ilícita de armas, a primera hora de la tarde del 8 de noviembre de 2008 los dos hermanos acabaron con la vida de una pariente lejano con el ya habían mantenido anteriores enfrentamientos.

El ministerio público subraya que los dos acusados habían tenido enfrentamientos con los familiares del fallecido en sendos tiroteos en Plasencia y Coria (Cáceres) en octubre de 2006 y septiembre de 2008, respectivamente.

La Fiscalía sostiene que el móvil de la agresión fue que acusados y víctima pertenecían a clanes de mercheros que llevaban tiempo enfrentados a causa del tráfico de drogas.

Afirma que los dos acusados, quienes supuestamente residían en Villaobispo desde unos meses antes del tiroteo, aparcaron un vehículo en la calle y, poco después, la víctima se bajo de otro coche, en el que estaba con dos hermanos, y disparó inicialmente a los acusados con una escopeta.

Los procesados respondieron a la agresión utilizando sendas armas cortas con las que realizaron un total de diez disparos, uno de los cuales alcanzó a la víctima, que tenía entonces 31 años, en el costado, sin que haya podido probarse cual de los dos hermanos hizo el disparo mortal, según la acusación pública.

La detención de los acusados se produjo en abril de 2018 en Salamanca, en una operación conjunta de la Guardia Civil y la Policía Nacional, mediante la que fueron arrestadas seis personas pertenecientes al clan conocido como Los Manueles y desarticularon una organización criminal dedicada al narcotráfico supuestamente implicada en un intento de homicidio en la capital salmantina.
Inicialmente ingresaron en prisión, donde permanecieron diez meses, hasta su puesta en libertad a la espera de juicio, que se ha retrasado más de un año a causa de la pandemia.
Tras la declaración hoy de los acusados, que solo han respondido a preguntas de sus abogados para negar cualquier tipo de implicación en el caso, está previsto que a partir de mañana comparezcan en el juicio testigos y peritos, hasta que el 2 de diciembre el jurado deberá inicie sus deliberaciones para emitir un veredicto. EFE

Los hermanos acusados en el crimen de Villaobispo se declaran inocentes
Comentarios