lunes 21/6/21
Nuevas medidas de desescalada

Los hosteleros avisan de que abrir la terraza hasta las diez no es la solución a su «ruina»

Solo el 10% de los 1.200 bares y restaurantes que hay en la capital dispone de zona exterior para poder trabajar
Protesta hosteleros frente a la Junta

La hostelería, el comercio y el resto de sectores no esenciales podrán abrir desde el viernes hasta las diez de la noche, pero el interior de los bares y los restaurantes seguirá cerrado al menos dos semanas más, según anunció ayer la Junta, que amplia las restricciones hasta el próximo 9 de marzo, aunque las medidas son algo más suaves.

No obstante, la mayoría de los establecimientos hosteleros, los más dañados por la pandemia, apenas notará esas dos horas más de horario porque solo uno de cada diez negocios dispone de terraza. «No soluciona nada. Siempre pagamos los mismos», lamentó ayer el presidente de la asociación provincial de hostelería, Martín Méndez, quien advierte que este tipo de limitaciones, sostenidas en el tiempo, «llevarán a la ruina a cientos de negocios». Calcula que el 25% ya ha bajado la trapa. Hoy protestarán frente a la delegación de la Junta.

«Hay poco más de cien establecimientos con terraza de las 1.200 licencias que tenemos en la ciudad y muchos han optado por no abrir porque no resulta rentable. No hemos visto en todos estos meses un informe que señale a la hostelería como foco de contagios y hay otras comunidades con los bares abiertos y menos incidencia del virus», apuntó el presidente de la asociación provincial, quien no entiende cómo se amplía el aforo en las iglesias o se permiten «aglomeraciones» en otro tipo de actividades mientras se carga toda la responsabilidad en el ocio. «Hay cierta inquina hacia el sector», reprochó.


María Teresa García regenta la Taberna Bar Cuervo. MARCIANO PÉREZ

En este sentido, recordó que «entre 15.000 y 20.000 personas» dependen en estos momentos de la hostelería y prevé una catástrofe en términos de empleo si se alarga más el cierre interior de los negocios, que acumulan pérdidas de hasta el 80% en el caso de los bares o restaurantes que hay en el casco histórico. Algo mejor han capeado el temporal las cafeterías del centro.

BOCyL con las medidas que regirán a partir del día 23
 

«Dependemos mucho del turismo. El año pasado fue muy malo y en este vamos por el mismo camino», explicó Martín Méndez, quien critica el «expolio» que ha hecho la administración de sus empresas sin darles ningún tipo de ayuda directa desde mediados de marzo, cuando se decretó el estado de alarma. «No ha llegado nada ni de la Junta ni del Gobierno», criticó.


José Manuel, de Migas Gallegas. MARCIANO PÉREZ

Tampoco disparará el consumo en el comercio la apertura hasta las diez de la noche. Prácticamente todas las tiendas de la capital cierran habitualmente entre las ocho y las ocho y media, por lo que la nueva medida tendrá una incidencia muy limitada. «Muchos establecimientos son insostenibles con este tipo de restricciones. De momento los Erte están sujetando el mercado laboral pero si se extinguen el 31 de mayo va a ser una auténtica debacle», avisó Martín Méndez, que, como el resto de afectados, denunciará a las administraciones central y autonómica para que indemnice por las pérdidas.


Bautista Tascón, en el Café La Colegiata. MARCIANO PÉREZ

Los hosteleros avisan de que abrir la terraza hasta las diez no es la solución a su...
Comentarios