miércoles 12/5/21
Reacción ante al cierre de interiores

Los hosteleros recurrirán las medidas de la Junta a partir del día 9 de mayo

Acudirán a los tribunales si permanece el toque de queda o se vulneran sus derechos
Los negocios de la capital solo pueden servir en el exterior. MARCIANO PÉREZ

El cierre interior de la hostelería en León y Valverde de la Virgen, tras superar en ambos municipios los 150 casos por cada 100.000 habitantes, arrincona al sector más golpeado por las restricciones que acompañan a la pandemia. El desplome de la facturación ya se ha llevado por delante «al 30% de los negocios», según advirtió ayer Martín Méndez, presidente de la Asociación Provincial de Hostelería, que teme efectos mucho peores si esto se alarga hasta el verano. No se quedarán de brazos cruzados. Recurrirán ante los tribunales cualquier decisión que vulnere sus derechos una vez decaiga el estado de alarma, sobre todo si se mantiene el toque de queda, aunque sea de una forma encubierta.

«No entendemos por qué siguen limitando la actividad de una manera tan restrictiva cuando la vacunación está avanzando y no hay ningún informe científico que avale estas decisiones», reprochó. Comparte con los responsables públicos que «la salud es lo más importante», pero pide también la puesta en marcha de medidas que sostengan la actividad económica porque —lamentó— «al final nos moriremos de hambre».

Respecto a esto, reivindicó «de una vez por todas» un criterio homogéneo para el conjunto del país, ajeno a los intereses de los partidos políticos. Cree que «no tiene ningún sentido» que en algunos territorios haya bares abiertos y en otros tengan que cerrar a las seis de la tarde. «Si es a través del semáforo que lo hagan, pero todos tenemos que jugar con las mismas reglas», advirtió Martín Méndez, quien señaló que la situación ya «es insostenible».


Terraza del Paul’s Tabern, en La Virgen, que sufre desde ayer el cierre interior de los bares. MARCIANO PÉREZ

Reconoció que los ertes han ayudado a mantener el empleo, pero asume que para muchos compañeros será completamente imposible evitar los despidos cuando arrastran más de un año de pérdidas.

También critica que a cinco días de que decaiga el estado de alarma «nadie sepa» qué va a ocurrir en Castilla y León. Confía en que la Junta flexibilice las limitaciones que ha impuesto a la hostelería y que no hagan como la última vez, cuando la justicia tumbó el toque de queda pero desde la Administración adelantaron el horario de cierre de los locales. «Como cada lunes, el sector de la hostelería espera ansioso las noticias de la Junta de Castilla y León, sobre qué municipios tendrán suerte y podrán continuar con su actividad tanto interior como exterior o cuáles serán los que solo podrán trabajar en exteriores», apuntaron.

Hostelería de León era conocedora del cambio de criterio de cierre de interiores y, desde el viernes, son muchas las llamadas que atiende por si es posible adelantar si su municipio permitirá la apertura en los días sucesivos, «puesto que preparar una semana de trabajo no se hace de un día para otro», advirtieron. Los afectados por las restricciones subrayan que para cualquier empresario, la organización de un negocio supone tiempo y mucho trabajo, así como incertidumbre cada lunes, pendientes de los medios para conocer si esta semana se podrá desarrollar la actividad empresarial o no.

«Es por ello que Hostelería de León, apoyada por el consejo de Turismo de la Federación Leonesa de Empresarios (Fele) y todos sus miembros, sigue preguntándose con incredulidad cuál es la razón para que cada trimestre estén más tiempo cerrados que abiertos».

Mientras, la Asociación de Hoteles acusó ayer a la Administración autonómica de ejercer un papel de mera «observadora» en lugar de dar respuestas al sector que permitan afrontar la grave situación por la que atraviesa y despejar las dudas sobre las próximas fechas veraniegas.

El colectivo mantuvo una reunión con el consejero de Cultura y Turismo, Javier Ortega, «ante la indiferencia, inacción y total abandono» que está padeciendo, de forma global, el sector turístico y, en particular, por parte de su consejería.

En ese encuentro, los representantes de la asociación fueron informados de que la Junta no va a dar ayudas directas al sector para paliar la situación de inactividad. «No se pueden hacer previsiones de qué va a suceder el 9 de mayo; no se sabe si van a decaer los cierres territoriales, el toque de queda o las restricciones en la restauración», lamentaron.


Las casas de apuestas, ayer, sin ninguna actividad. MARCIANO PÉREZ

Los hosteleros recurrirán las medidas de la Junta a partir del día 9 de mayo
Comentarios