viernes. 12.08.2022
Félix Barrio Juárez, director general del Instituto Nacional de Ciberseguridad

«Incibe va a crecer en infraestructuras con la segunda fase del edificio, y a contratar a otros 50 profesionales»

UN VIAJE APASIONANTE. El nuevo responsable del Incibe participa en el proyecto desde que se gestó como Inteco, y conoce bien todos sus recovecos. Toma las riendas del instituto en un momento de crecimiento, con un presupuesto inversor de casi 600 millones de euros hasta 2025, que crecerá con nuevas líneas de financiación. Defiende la necesidad de la soberanía tecnológica y de una reforzada alianza con la Universidad. «A veces se nos olvida que León es una de las capitales del mundo de la ciberseguridad»
incibe
Félix Barrio. MIGUEL F. B.

Félix Barrio participa en el proyecto de lo que entonces era el Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (Inteco) desde 2007, prácticamente desde sus orígenes. Siempre vinculado a su evolución, tiene la misión ahora de liderar el crecimiento del instituto, y también la captación de los millonarios fondos que los presupuestos de recuperación y transformación dedican a la cibeseguridad. Defiende que el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) con sede en León es uno de los principales centros de generación de conocimiento en la materia a nivel internacional. Y anima a la colaboración empresarial e institucional para aprovechar al máximo. y cuanto antes, la financiación que se pone al servicio de los proyectos de seguridad en las redes.

–Conoce Incibe desde su nacimiento, ¿cómo ha sido su evolución en unos años vertiginosos para la tecnología?

–Ha sido un viaje apasionante. Hemos descubierto juntos, no sólo quienes trabajamos en Incibe sino toda la ciudad de León, lo que algunos ya preveían entonces, la enorme dependencia de la tecnología, que se ha extendido a todos los ámbitos de la vida social y económica. Inteco tenía tres áreas de trabajo, pero pronto se vio que la ciberseguridad era la que poseía mayor potencial de crecimiento. Y se ha demostrado lo acertado del enfoque. Ahora, centrados en la especialización y en León, estamos en una nueva fase de crecimiento.

–¿Qué papel juega el Incibe en la estructura de ciberseguridad diseñada en el país?

–España ha construido un sistema de gobernanza que es referente internacional, sobre todo en América Latina. Un modelo que gira en torno a tres agencias con competencias diferenciadas: el Mando Cibernético del Ministerio de Defensa, el Centro Criptológico Nacional, también de Defensa y con competencias en la ciberseguridad de la administración pública y labores de coordinación y el Incibe, que tiene el espectro más amplio de competencias: la protección de los ciudadanos, las empresas y los sectores estratégicos, es decir, todo de lo que depende el normal funcionamiento de la sociedad y del país.

–El instituto tiene en marcha un Plan Estratégico 2021-2025, ¿cuáles son sus principales objetivos, y van a cambiar en algo con la nueva dirección general?

–El plan no es un documento cerrado, siempre surgen cambios, a veces drásticos como la guerra de Rusia con Ucrania, o participar en el dispositivo de vigilancia de la cumbre de la OTAN. Las prioridades ahora se centran en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, en el que podemos llegar a ejecutar hasta 600 millones de euros hasta 2025. Una cifra que no está cerrada, porque continuamente se hacen reasignaciones en función de las necesidades. Es vital agilizar la utilización de estos fondos. Además tenemos una serie de cambios legislativos que nos obligan a adaptarnos, y que son un hito porque reconocen legalmente competencias que estábamos desarrollando, pero ahora están asignadas. Es un refuerzo a la labor de Incibe. Entre nuestros fines está garantizar que en España haya un tejido empresarial de proximidad, fundamentalmente de pymes, con un nivel de capacitación que permita hacer crecer el sector. Hay que acelerar el ritmo para que todos los recursos ahora disponibles, más de los que habido jamás, nos permitan acometer todas las funciones que tenemos encomendadas. Entre ellas dar servicio 24 horas todos los días a operadores esenciales, y eso nos obliga a redimensionarnos y crecer.

–¿Cómo se concreta este papel de referente en ciberseguridad a nivel internacional?

–Por ejemplo con el encargo del Gobierno de hacer de la ciberseguridad un elemento fundamental de la presidencia española de la UE, en el segundo semestre de 2023. En noviembre vamos a tener un primer evento preparatorio de esa presidencia, que reunirá en León a los responsables del Comité Europeo de normas de ciberseguridad, Cenelec, un plenario con cuatro grupos de análisis para conocer nuestro trabajo y hacer llegar al sector esas regulaciones.

–En los últimos años los presupuestos estatales han dado un claro impulso a Incibe, ¿qué va a suponer esta nueva dimensión del instituto?

–Pocos organismos pueden presumir de que en 16 años de historia se haya mantenido un crecimiento presupuestario, incluso en las duras épocas de la austeridad. Porque el trabajo que aquí se hace es esencial. Jamás hubiéramos imaginado que la cibeseguridad alcanzaría las dimensiones actuales, hoy de carácter crítico para cualquier país. Por eso optamos a acoger el Centro Europeo de Ciberseguridad, que acabó en Rumanía porque hay muchos factores en la selección de la UE. Pero somos centro espejo en España de la red europea de ciberseguridad, y eso nos permite acceder a una línea de financiación adicional de la UE, que ya ha empezado a articularse. Eso nos plantea multiplicar nuestros recursos, más en un momento como el que vive ahora Europa. Si la ciberseguridad ya era importante antes, ahora lo es mucho más. Y eso nos obliga a crecer, no sólo orgánicamente sino para estar preparados para responder a todas estas necesidades.

–¿Cómo se va a traducir este crecimiento de competencias de Incibe, habrá más empleo, se acometerá la ampliación de la sede en La Lastra, prevista desde un primer momento?

–Estamos trabajando ya en la segunda fase del edificio, un proyecto aprobado, como la ampliación de la plantilla, en parte vinculada a la ejecución temporal de proyectos. En los próximos meses el número de trabajadores se ampliará en medio centenar de personas, a sumar a los 120 que somos ahora. Es cierto que en los últimos meses nos han abandonado algunos expertos, nos enorgullece que los profesionales de Incibe sean valorados y se vayan a ocupar cargos de enorme responsabilidad en los principales organismos internacionales. Estamos perfilando ya las convocatorias para las nuevas plazas, y para ampliar las infraestructuras disponibles en el edificio, anticipándonos a los cambios y manteniendo al cien por cien nuestra eficiencia.

–¿Hay plazos para esa ejecución de la ampliación del edificio?

–Tenemos que ejecutar los fondos del plan de recuperación antes de diciembre de 2025, eso son 42 meses para completar una inversión que nos tiene que servir para dotarnos de las infraestructuras necesarias para acometer los retos en cibereguridad de los próximos años, que se multiplican de manera exponencial.

–En este camino ¿tiene el Incibe que marcar la senda de la I+D+i para ir por delante de las amenazas que se plantean?

–Sin duda. Por eso hemos realizado, por ejemplo, la primera compra pública innovadora, con 86 millones de euros para hasta 20 proyectos de entre 1,5 y 10 millones de euros de inversión, a través de consorcios formados por empresas pequeñas y grandes y universidades. Queremos que cubran las carencias que tenemos en nuestra oferta de mercado. Porque un concepto fundamental para nosotros es la soberanía tecnológica. Hemos descubierto de una manera traumática la importancia de no depender de otros países. España es el quinto mercado de la industria de la ciberseguridad en Europa, somos una potencia, pero eso no quiere decir que no tengamos carencias, por lo que hay que reforzar la investigación. Para ello contamos con las universidades, como siempre con la Universidad de León. En el primer consejo de administración en el que tomé posesión del cargo hemos renovado el convenio marco con la ULE, que nos ha acompañado en toda la investigación de estos 16 años y ha sido pionera en el primer master de tecnologías de seguridad puro, por poner un ejemplo. Vamos a reforzar esta colaboración, no con lo que tenemos sino con lo que vamos a conseguir con las líneas de financiación internacionales y los fondos europeos. Tenemos que atraer toda esta financiación, estamos en un momento clave para León. Pero no depende sólo de Incibe, es necesaria la colaboración de las empresa y las administraciones.

–La Universidad de León ha sido un socio clave para el Incibe. ¿En qué proyectos van a avanzar?

–Queremos apoyarnos mucho en la Universidad en el ámbito de la formación y la capacitación. Hemos retomado el Cybersecurity Summer Bootcamp, que se celebra estos días. Dos semanas en las que todos los responsables de ciberseguridad de decenas de países vienen a León a formarse. Pero no es suficiente, necesitamos multiplicar las ediciones, integrar a todos los responsables de empresas y organizaciones civiles. Hasta el gobierno de EE UU nos pidió participar en estas jornadas. Somos el principal centro de generación de conocimiento a nivel internacional, pero tenemos que ser capaces de multiplicar las ediciones y los formatos de capacitación. Para ello contamos con la Universidad. Y para seguir en proyectos de especialización innovadora, ciberseguridad industrial por supercomputación, sistemas de protección de menores, investigación forense... La continuidad en investigación es estratégica.

–Uno de los objetivos de Incibe es crear un ecosistema empresarial a su alrededor. ¿Cómo valora el polo tecnológico local?

–Tener la capacidad de generar conocimiento es la forma de impulsar a las empresas, que al final son personas. Y reforzar su capacidad de internacionalización. Por eso estamos en contacto con las empresas, también a través de Aletic y de la Asociación Empresarial Innovadora, para ofrecerles que participen en actividades como el Bootcamp, reforzar su conocimiento e incorporar soluciones de seguridad.

–En las asociaciones locales hubo cierto recelo a la hora de especializarse sólo en ciberseguridad. ¿Es lo más rentable, o cabe la diversidad?

–El éxito en estos tiempos está en la especialización, hay mucha demanda y se puede conseguir éxito a través de la sinergia de las empresas. También aunque desarrollen distintas actividades. Pero ahora mismo nuestro fuerte es ese. A veces se nos olvida que León es una de las capitales del mundo de ciberseguridad. Tenemos que consolidar esta fortaleza y hacerla crecer, en calidad y con los agentes que la rodean. Que han vivido crisis importantes, así que también necesitan ayuda.

–Cada cierto tiempo surgen rumores que amenazan con deslocalizar Incibe de León.

–Lo llevo oyendo desde el principio. Lo más importante es que la legislación nos reconoce las competencias que realizamos, y se ha demostrado que son un éxito. La financiación se ha incrementado en cientos de millones de euros porque se confía realmente en nuestra capacidad para desde León mantener esta actividad. Francamente, no se me ocurre ni he oído jamás en ningún foro que se haya planteado nunca llevar el Incibe a otro lugar. No se me ocurre ningún escenario posible en el que se planteara esta posibilidad.

«Incibe va a crecer en infraestructuras con la segunda fase del edificio, y a contratar...
Comentarios