miércoles 26/1/22
Actos de duelo al día siguiente del crimen. MARCIANO PÉREZ

La magistrada del Juzgado de Instrucción número 5 de los de León ha señalado para la semana próxima una nueva ronda de pruebas testificales relacionadas con el crimen de La Torre, para tratar de esclarecer los términos en los que se produjo la muerte de un joven estudiante de la Universidad de León, apuñalado por otro estudiante de Derecho, que permanece en prisión.

Los interrogatorios a los testigos obedecen al interés de la magistrada de delimitar las responsabilidades penales derivadas del caso, que sufrirá previsiblemente un parón en la instrucción judicial como consecuencia de la espera que previsiblemente comportará la llegada de los informes del Instituto Nacional de Toxicología encargados por la Policía Nacional en el marco de la investigación.

Los hechos ocurrieron la madrugada del 16 de mayo. Un grupo de jóvenes que estaba reallizando un botellón tuvo un enfrentamiento con otro en circunstancias respecto a las cuales difieren las dos versiones. Los agresores sostienen que habían sido provocados anteriormente en un primer enfrentamiento y los agredidos rechazan esta versión.

Interrogatorios
Para la semana próxima están citados a declarar nuevos testigos en Instrucción 5 de León

En un momento de la gresca, un varón leonés de 21 años lanzó una puñalada al fallecido, natural de la localidad cántabra de Colindres, que no pudo superar la gravedad de la herida y falleció en el Hospital. La defensa del acusado sostiene que no era una lesión mortal de necesidad.

Con todos estos condicionantes, es previsible que la próxima cuestión judicial relacionada con el sospechoso sea un juicio por lesiones en el que deberá comparecer como acusado el próximo día 9 de febrero en el Juzgado de lo Penal 2 de León.

De acuerdo al escrito de calificaciones provisionales emitido por el Ministerio Fiscal, los hechos ocurrieron a las 20.45 horas del 27 de marzo de 2019. El sospechoso y un menor caminaban por la avenida del Padre Isla cuando repentinamente se encontraron con un joven al que les unía una mala relación.

Los dos comenzaron a propinar puñetazos en la cara a la víctima, que comenzó a gritar pidiendo auxilio a los viandantes, circunstancia que motivó que los agresores huyeran, no sin antes llevarse una mochila del agredido, que contenía un libro de inglés, un archivador, un bolígrafo y un juego de llaves, según el relato del Ministerio Público, que propone para él dos penas de dos meses de multa por 720 euros.

Los informes de toxicología van a retrasar la instrucción de la causa