viernes 20/5/22
La campaña de rebajas arrancó en León la última semana del mes pasado. FERNANDO OTERO

La Junta de Castilla y León prepara un Plan Estratégico de Comercio que prevé tener listo antes de fin de año, al tiempo que pide al Gobierno de España que flexibilice los requisitos para que los empresarios del sector puedan acceder a las ayudas para paliar los efectos de la pandemia.

Así lo reveló ayer la consejera de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo, antes de asistir a la asamblea general de la Confederación de Comercio de la Comunidad (Conferco), en la que se presentó la nueva directiva de la organización y que se reunió en la sede autonómica de CEOE.

Este plan, cuyas líneas habría que dotar posteriormente con fondos presupuestarios, busca contribuir a la puesta en valor del comercio, revitalizarlo tanto en los cascos históricos y los barrios de las ciudades, como en los municipios del entorno rural, donde los efectos de la pandemia y la despoblación asfixian a los establecimientos.

Al Gobierno
La consejera de Empleo pide al Ejecutivo central que facilite el acceso a las ayudas estatales

Por otro lado, Amigo aludió a los más de siete millones de euros que la Junta ha destinado a ayudas al sector, algunas de las cuales se encuentran actualmente en marcha. Así, destacó los dos millones dedicados a favorecer la digitalización del comercio, los 2,5 para incentivar el comercio local a través de bonos y otras iniciativas, los 1,2 para facilitar la participación de estas empresas en ferias de Castilla y León o las subvenciones a diversas organizaciones para labores de formación.

Sobre esto último, la consejera citó el proyecto Comercio ON desarrollado con Conferco para mejorar la digitalización de los establecimientos. Frente a esto, lamentó las dificultades que, a su juicio, afrontan los comerciantes para cumplir los requisitos del Gobierno de España a la hora de poder acceder a las ayudas estatales, ya que en muchos casos se exige que los beneficiarios presenten situaciones de endeudamiento y muchos, a pesar de la caída de su facturación, han evitado este extremo a costa de recurrir a sus ahorros para afrontar los compromisos económicos mientras los ingresos continúan por los suelos.

Carta a Reyes Maroto

Por ello, explicó que el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, ha dirigido una carta al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para pedir que se flexibilicen dichos requisitos. Precisamente ante la imposibilidad de que muchos de estos autónomos accedan a las ayudas del Gobierno, Ana Carlota Amigo explicó que la Junta ampliará la línea de apoyo a los autónomos en estos días para que puedan beneficiarse de ella el sector del textil, el calzado o el juguete al pormenor y que resulte «muy fácil de solicitar y gestionar».

La consejera defendió la importancia de este sector para Castilla y León, pues mantiene cerca de 138.000 empleos, más de 40.000 de ellos autónomos. Un colectivo que «ha sufrido mucho con la pandemia», pero que «no se ha quejado tanto» y al que se ha comprometido a «acompañar» desde la Junta de cara a los retos que se le plantean, como la digitalización, el consumo responsable o la economía circular.

La Junta anuncia un plan estratégico para revitalizar el comercio de barrio